Los v√≠deos de las pruebas nucleares que se realizaron entre los a√Īos 1945 y 1962 se est√°n pudriendo en los almacenes del gobierno de los Estados Unidos, literalmente. Algunas de esas pel√≠culas confidenciales est√°n siendo restauradas, desclasificadas y subidas a YouTube gracias al Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, y ahora han publicado 62 nuevos v√≠deos de pruebas nunca antes vistos.

Advertisement

El primero lote de estos vídeos clasificados de pruebas nucleares de EE.UU. fue publicado en marzo de 2017, mostrando lo impresionante que pueden ser estas explosiones atmosféricas. Estados Unidos y la Unión Soviética firmaron un tratado en 1962 en el que se comprometían a dejar de probar explosiones nucleares de este modo, pero Corea del Norte lleva tiempo advirtiendo de la posibilidad de realizar una prueba atmosférica en el futuro cercano.

Publicar estos v√≠deos no es solo un espect√°culo para entretener al p√ļblico. Es importante que los ciudadanos tengan acceso a esta clase de v√≠deos creados por el gobierno, y a su vez los cient√≠ficos pueden realizar nuevos c√°lculos bas√°ndose en ellos, algo que puede ayudar a comprender mejor c√≥mo almacenar materiales nucleares y c√≥mo usarlos en la guerra.

Los vídeos incluyen pruebas nucleares sorprendentes de la Operación Hardtack (1958), Operación Teapot (1955), Operación Redwing (1955), Operación Dominic (1962) y muchas otras.

‚ÄúHemos recibido mucha demanda de estos v√≠deos y el p√ļblico tiene derecho a verlos‚ÄĚ, dijo en un comunicado Gregg Spriggs, f√≠sico de armas nucleares que lidera el proyecto de preservaci√≥n de los v√≠deos. ‚ÄúNo solo estamos preservando la historia, sino que tambi√©n obtenemos informaci√≥n mucho m√°s consistente con nuestros c√°lculos‚ÄĚ.

Advertisement

Spriggs y su equipo se encuentran en una carrera contra el reloj para digitalizar estos vídeos, debido a que se deterioran a un paso muy acelerado. Están trabajando muy duro y aprendiendo muchas cosas en el proceso.

‚ÄúHan pasado 25 a√Īos desde la √ļltima prueba nuclear y desde entonces las simulaciones por ordenador se han convertido en nuestro campo de pruebas virtual‚ÄĚ, explica Spriggs. ‚ÄúObtener datos precisos es lo que nos permite garantizar que las existencias [de materiales nucleares] se mantengan seguras y efectivas, sin tener que realizar m√°s pruebas‚ÄĚ.

El Laboratorio Nacional Lawrence Livermore tiene al menos dos a√Īos m√°s de trabajo, pero continuar√°n publicando los v√≠deos en lotes grandes como el m√°s reciente. Solo esperemos que no presenciemos una nueva explosi√≥n nuclear atmosf√©rica (prueba o no) antes de que hayan finalizado su proyecto de preservaci√≥n.