Resulta sorprendente la variedad de Chiptunes que pueden hacer los artistas con consolas antiguas, por mucho que ese hardware haya sido dise√Īado espec√≠ficamente para producir sonidos. Alexander Semenov, sin embargo, ha logrado crear un √°lbum entero de Chiptune utilizando solo las limitadas capacidades de sonido de una placa base.

Los sonidos que genera una placa base est√°n, en su mayor√≠a, dise√Īados para actuar como elemento de diagn√≥stico. Esos simples pitidos ayudan a indicar qu√© est√° encendido, si se ha guardado con √©xito la configuraci√≥n, o si todo el hardware funciona correctamente, pero eso es todo. En la d√©cada de los 80, antes de que existieran las tarjetas de sonido dedicadas en los ordenadores, los desarrolladores de juegos encontraron formas de manipular las limitadas capacidades de sonido de una placa base para a√Īadir pistas de sonido y efectos a los juegos de MS-DOS, pero d√©cadas m√°s tarde, los artistas de Chiptune utilizan casi en exclusiva consolas como la Game Boy o la NES para componer su m√ļsica.

El alb√ļm System Beeps de Semenov se deja escuchar bastante bien (si te gusta este tipo de m√ļsica) y le llev√≥ completarlo casi un a√Īo y medio. Sus 23 pistas y m√°s de 26 minutos de duraci√≥n son una clara muestra de los trucos y t√©cnicas que se pueden utilizar para obtener sonidos √ļnicos de una pieza de hardware tremendamente antigua. Ha publicado todo el √°lbum en YouTube para que lo disfrutes, pero tambi√©n puedes descargarlo como un programa de MS-DOS y reproducirlo en tu propia m√°quina X86, o hacerlo trav√©s de un emulador DOS.

Disfrutar de las composiciones de Semenov resulta relativamente fácil, pero crear algo parecido es muy difícil. Como explica él mismo, no solo tienes que trabajar dentro de las limitaciones del hardware, también tiene que encontrar formas inteligentes de aumentar lo que el hardware puede hacer (utilizando ilusiones auditivas para hacer que algunos sonidos tranquilos sean más evidentes para el oyente). Trabajar en torno a esas limitaciones técnicas es algo tan artístico como el álbum final.

[habr via TechCrunch]