Finalmente era cierto. Apple ha dotado a su iPhone 5S de un sensor de huellas dactilares, pero el denominado Touch ID Capacitive Sensor es algo más que eso. Esta incorporación al terminal insignia de Apple abre las puertas a no pocas mejoras de interacción entre los iPhone y sus usuarios.

Una de las mejores características del sensor es su integración. No se trata de un botón aparte, sino que está alrededor del viejo y archiconocido botón físico que preside los iPhone. Una vez nos registramos con nuestra huella dactilar, el iPhone 5S almacena esta huella en una segura del procesador A7 y sólo ahí. No se hace copia en servidores ni en ninguna carpeta del sistema operativo ni de aplicaciones.

Advertisement

Una vez registrados, el sensor lee nuestra huella independientemente de en qué dirección pasemos el dedo. Físicamente, el cambio respecto al botón de inicio es muy leve. Sólo se nota un anillo metálico alrededor del botón. El sensor está oculto y protegido mediante un cristal de zafiro.

Se supone que el sensor permitir√°, en el futuro, que todas nuestras contrase√Īas puedan resolverse simplemente pasando el dedo por el bot√≥n de inicio. Sin embargo, esto no ser√° inmediato. Apple no va a liberar el c√≥digo que gobierna este bot√≥n. Todo indica que los de Cupertino lo ir√°n liberando poco a poco y s√≥lo a compa√Ī√≠as certificadas. De momento, el sensor s√≥lo permitir√° hacer operaciones con nuestra cuenta de iTunes, que no es poco.