Las tres enormes pir√°mides dedicadas a los faraones Keops, Kefr√©n y Micerinos en realidad son solo tres tumbas m√°s en la necr√≥polis de Guiza, la mayor del antiguo Egipto. En ese descomunal cementerio acaban de encontrar una tumba muy poco com√ļn dedicada a una sacerdotisa de alto rango.

En el antiguo Egipto los sacerdotes no ofrecían sacramentos ni oficiaban misas. su principal función era cuidar de los templos. Aunque no había trabas específicas a la mujer en el sacerdocio, las sacerdotisas eran menos comunes y solían restringirse a dioses con características femeninas. La sacerdotisa cuya tumba acaba de aparecer se llamaba Hetpet, y estaba consagrada precisamente a Hathor, madre de los demás dioses. En las dinastías más antiguas, Hathor era conocida como Sekhmet, y en las más modernas recibió el nombre de Isis.

Hace 4.400 a√Īos, Hathor era la diosa de la fertilidad y sus sacerdotisas eran personajes influyentes dentro de la comunidad. Los adornos de la tumba de Hetpet sugieren que se trataba de una sacerdotisa de alto rango. La sepultura est√° en muy buen estado, y cuenta con algunos frescos muy poco comunes, como uno que muestra a dos monos bailando al son de una orquesta. La raz√≥n de esto es que Hathor tambi√©n era patrona de la m√ļsica y la danza.

Advertisement

Mostafa Waziri, director del Ministerio de Antiguedades Egipcio, ha presenbtado el descubrimiento. Waiziri explicaba tambi√©n que en el mismo lugar ya han aparecido antes otras tumbas de personajes importantes. La necr√≥polis de Guiza a√ļn tiene mucho que ofrecer al mundo de la arqueolog√≠a. [Ministerio de Antig√ľedades Egipcio en Facebook v√≠a National Geographic]