Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El telescopio espacial Solar Dynamics Observatory (SDO, en sus siglas en inglés) es un privilegiado. Dos veces al año entra en una fase de eclipses de tres semanas en los que la Tierra se interpone entre él y el Sol una vez al día. La Luna también hace acto de presencia. Por una parte, es un problema, le impide cumplir su función: observar el Sol continuamente. Por otro, deja imágenes tan fascinantes como la de arriba: un eclipse lunar visto desde el espacio, a 36.000 kilómetros de la superficie terrestre, justo donde orbita el SDO. Debajo, un eclipse "terrestre", con la Tierra interpuesta justo entre el SDO y el Sol.

Estas fotos fueron tomadas el 11 de Marzo, cuando el telescopio tuvo dos eclipses en el mismo día. El de arriba, el lunar, y el de la foto debajo, en el que la Tierra se interpuso entre el Sol y el telescopio durante más de una hora.

Advertisement

Como se puede ver, las imágenes son muy diferentes. En el eclipse "terrestre", los bordes de la Tierra aparecen difuminados por efecto de la atmósfera, que deja pasar luz. Sin embargo, dado que la Luna no tiene atmósfera, su perfil aparece perfectamente delimitado frente al sol, como si de una roca gigantesca se tratara. Y lo es. [NASA]

Share This Story

Get our newsletter