Nunca me hab√≠a parado a pensar en c√≥mo se usa el carb√≥n. Sale del suelo, se mete en una central el√©ctrica, se convierte en holl√≠n y listo. Vale, esto significa que en alg√ļn momento ha tenido que hacer un viaje en tren, y si crees que luego lo descargaban a palazos como hace un siglo, est√°s muy equivocado.

Esto es lo que se conoce como ‚Äúsistema de volcado rotatorio‚ÄĚ y es un mecanismo que lleva existiendo m√°s de un siglo, y que ya reemplaz√≥ a un sistema a√ļn m√°s antiguo. No, no se trataba de hu√©rfanos con manchas de holl√≠n en la cara como si se tratase de una novela de Dickens, sino un sistema de tolva en el que se abr√≠a la parte inferior del vag√≥n:

Y aunque ya de por si es un proceso simple y eficiente, ‚Äúdar la vuelta a todo el vag√≥n‚ÄĚ ofrece algunas ventajas m√°s, como explica el fabricante de sistemas rotativos Heyl & Patterson en su p√°gina web:

La descarga de carb√≥n en una central el√©ctrica es mucho m√°s eficiente con un sistema rotativo de volcado que con otros tipos de volquetes. El vag√≥n se mantiene en su sitio dentro del volquete con una serie de abrazaderas, y todo el mecanismo gira de modo que el carro queda casi del rev√©s. Esta caracter√≠stica de dise√Īo elimina los residuos que aparecen en los vagones de descarga inferior por varias razones. La primera es que los fondos inclinados de las tolvas tradicionales pueden dejar algo de carb√≥n dentro del vag√≥n, incluso despu√©s de la descarga, debido a que el material se encuentra aglomerado o congelado. En segundo lugar, los vagones de descarga inferior tienen el potencial de derramar su contenido en las v√≠as, especialmente si hay imperfecciones en el sellado de las puertas. En tercer lugar, los vagones de descarga inferior a menudo tardan m√°s en descargarse por las dos razones anteriores.

Con los carros de acoplamiento giratorio, las cargas se pueden volcar sin desconectar los vagones. Si los carros están equipados con enganches herméticos de eje giratorio, entonces el volquete gira los carros sobre el eje de los enganches. De esta manera, dos vagones pueden ser volcados a la vez. Los carros rotativos de Heyl & Patterson pueden descargar hasta 5.000 toneladas por hora, o hasta 10.000 toneladas si utilizan carros dobles. Esta máquina es sencilla y fácil de usar, y solo requiere un operador para controlar todo el proceso.

Heyl & Patterson contin√ļa diciendo que los problemas con el t√≠pico sistema de tolva pueden empeorar si el carb√≥n se moja y luego se acaba congelando, en cuyo caso el carb√≥n debe precalentarse.

Y otra ventaja de la que no habla Heyl & Patterson es que es un espectáculo completamente hipnótico.

Pronto, toda esta industria estará muerta y será completamente reemplazada por la energía eólica, solar y mareomotriz. Así que cuando llegue ese día, espero que al menos podamos llevar estas máquinas en un parque de atracciones.

Advertisement

[h/t to r/videos]