Imagen: AP

La semana pasada atrac√≥ el √ļltimo barco cargado de carb√≥n en el puerto de Vasteras, al noroeste de Estocolmo. La central generadora de calor y electricidad de la ciudad sueca planea abandonar los combustibles f√≥siles para 2020, y como alternativa ha empezado a quemar ropa desechada por los almacenes de H&M.

‚ÄúPara nosotros es un material combustible‚ÄĚ, explica el jefe de suministros de Malarenergi, la empresa que posee y opera la planta de 54 a√Īos de antig√ľedad. ‚ÄúNuestro objetivo es usar √ļnicamente combustibles renovables y reciclados‚ÄĚ.

Advertisement

Malarenergi, que ya quemaba 400.000 toneladas de basura gracias a un acuerdo con la ciudad vecina de Eskilstuna, ha metido en la chimenea aproximadamente 15 toneladas de ropa proporcionada por Hennes & Mauritz en lo que va 2017.

Son prendas con moho o que no cumplen con la restricci√≥n de productos qu√≠micos de la compa√Ī√≠a sueca, y que por lo tanto nunca habr√≠an llegado a ponerse a la venta. Provienen del almac√©n central de H&M que se encuentra en la misma localidad, a 100 kil√≥metros de Estocolmo.

Suecia cuenta con un sistema de energía prácticamente libre de emisiones gracias a su red de plantas hidroeléctricas, nucleares y eólicas, pero algunos municipios como Vasteras siguen usando carbón y petróleo como fuentes de energía de las cogeneradoras de calor y electricidad, especialmente para calentar las casas y oficinas locales durante el invierno.

Advertisement

La planta de Vasteras suministra energ√≠a para 150.000 hogares. En 1996 lleg√≥ a quemar 650.000 toneladas de carb√≥n. Ahora incluso importa desechos de Gran Breta√Īa para alimentar su caldera principal.

[SVT vía Bloomberg]