Imagen: Monopoly. Wikimedia Commons

Cuando a mediados de los a√Īos 30 Charles Darrow patent√≥ una versi√≥n de un antiguo juego de mesa jam√°s pens√≥ que ese pasatiempo iba a ser tan importante en la historia y cultura popular. Con el tiempo se convirti√≥ en el juego de mesa m√°s jugado del mundo. El hombre hab√≠a patentado el legendario Monopoly. Y unos a√Īos m√°s tarde, el m√≠tico tablero servir√≠a para darle la libertad a miles de aliados prisioneros de los alemanes.

A principios del siglo XX surg√≠a el juego sobre bienes The Landlord¬īs Games creado por Elizabeth Magie. Era el a√Īo 1903 cuando lo crea y un a√Īo m√°s tarde lo patenta. Un juego que se hizo tremendamente popular en varias ciudades de Estados Unidos, lo que deriv√≥ en otros juegos similares y versiones hasta 1935.

Imagen: primera patente de The Landlord’s Game por Elizabeth Magie. Wikimedia Commons

Ese es el a√Īo en el que aparece en escena Charles Darrow, un vendedor de calefactores dom√©sticos en paro. Darrow patenta una versi√≥n de The Landlord¬īs Games, la versi√≥n de Atlantic City, que llevar√≠a el nombre de Monopoly. Un golpe de suerte que ir√≠a seguido de otro. Tras una producci√≥n a peque√Īa escala que result√≥ de lo m√°s exitosa la compa√Ī√≠a Parker Brothers llama a su puerta para hacerse con el juego.

Advertisement

Imagen: Patente original del Monopoly a Darrow. Wikimedia Commons

Hoy Parker es parte de la multinacional Hasbro y el Monopoly es un juego de mesa legendario. Un tablero que ha recorrido un largo camino desde esa primera producci√≥n a mediados de los 30 con el que generaciones del siglo pasado crecieron. Cientos de historias han acompa√Īado al Monopoly desde entonces pero pocas se acercan a lo ocurrido en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. All√≠ fue donde el m√≠tico juego le dio la libertad a un gran n√ļmero de prisioneros aliados.

Monopoly: de juego de mesa a dispositivo de escape

Imagen: Txking / Shutterstock

Advertisement

Durante la Segunda Guerra Mundial, un gran n√ļmero de aviadores brit√°nicos fueron derribados sobre el espacio a√©reo enemigo. Por lo general eran retenidos como prisioneros tras las l√≠neas enemigas. En el caso de Alemania y posiblemente como un gui√Īo a la Convenci√≥n de Ginebra, permitieron la entrada de algunos grupos humanitarios como Cruz Roja con el fin de distribuir paquetes de ayuda a los presos.

Una de estas categor√≠as de art√≠culos a los que se le permit√≠a la entrada era a los ‚Äújuegos y pasatiempos‚ÄĚ. As√≠ que los aliados se aprovecharon de esta inclusi√≥n para tomar ventaja militar y elaborar todo un dispositivo que podr√≠a ayudar a que los prisioneros de guerra pudieran escapar. ¬ŅQu√© hicieron? Enmascarar los env√≠os que se presentaban como obras de caridad (bajo la secci√≥n de juegos) enviando paquetes a los prisioneros donde se inclu√≠a todo un kit de escape clandestino. Un ‚Äúpack‚ÄĚ donde se inclu√≠an herramientas como br√ļjulas, limas de metal, algo de dinero, y quiz√° lo m√°s importante, mapas de escape.

Todo esto est√° muy bien, pero ¬Ņc√≥mo lograban pasarlo? A trav√©s del Monopoly. Los kits se disfrazaban como parte del juego. De esta manera las br√ļjulas y archivos de cada pack conviv√≠an como piezas del tablero. El dinero real se ocultaba bajo el dinero falso del propio juego. Y los mapas, hechos de seda, se ocultaban bajo el propio tablero.

Advertisement

Imagen: Monopoly edici√≥n ‚Äúescape‚ÄĚ. Philip Orbanes

Y aqu√≠ es donde entra en juego el servicio secreto brit√°nico, el MI9, quienes adem√°s fueron los responsables de la planificaci√≥n de escape y evasi√≥n. Ellos fueron los que llevaron a cabo el desarrollo de esas ‚Äúediciones especiales‚ÄĚ de los kits del Monopoly.

El MI9 conspir√≥ con la compa√Ī√≠a de John Waddington (Waddingtons), fabricante de juegos de mesa y cartas que por aquel entonces ten√≠a la licencia del Monopoly en Reino Unido. Philip Orbanes, autor de varios libros sobre la historia del juego de mesa, contar√≠a a√Īos m√°s tarde que la trama fue perfecta:

La historia no puede ser m√°s ingeniosa. El tablero del Monopoly era lo suficientemente grande como para agregar ‚Äúextras‚ÄĚ y ocultar todo lo necesario para llegar a los prisioneros de guerra.

Advertisement

¬ŅY por qu√© el Monopoly y no un juego t√≠picamente brit√°nico? El Monopoly es ante todo un juego estadounidense y parece raro pensar que los alemanes no sospecharan con la entrega ‚Äúhumanitaria‚ÄĚ de pasatiempos americanos a los militares brit√°nicos, pero la clave estaba en Waddingtons. Y es que la f√°brica hab√≠a llegado a dominar una tecnolog√≠a que ning√ļn otro fabricante ten√≠a por aquel entonces: la impresi√≥n en seda.

Durante cientos de a√Īos, incluso antes de la Segunda Guerra Mundial, la seda fue el material de elecci√≥n para muchos mapas militares. Este dato fue crucial, ya que los aliados necesitaban imprimir sus mapas clandestinos en un material que fuera m√°s resistente que el papel, un material que en el contexto en el que se encontraban, no se rasgara o se disolviera con el agua, tambi√©n un material que fuera lo suficientemente ligero como para que los soldados pudieran guardarlo (o esconderlo) en una misma bota o un paquete de cigarros en cualquier momento. La seda era el elemento perfecto con el a√Īadido (frente al papel) de que no hace ruido cuando hac√≠an uso del mismo, un detalle tremendamente importante si eres un prisionero en busca de una huida.

Advertisement

Seg√ļn contar√≠a al medio ABC News Victor Watson, antiguo presidente de la compa√Ī√≠a Waddingtons:

Unos a√Īos antes de la guerra nosotros est√°bamos imprimiendo en seda para producciones de teatros. Tambi√©n lo hac√≠amos con motivos especiales como eventos para la realeza. La compa√Ī√≠a se hizo un nombre por ser la √ļnica capaz de llevar a cabo esta t√©cnica.

Watson era un ni√Īo en esta √©poca pero contar√≠a que fue su padre (anterior presidente de la compa√Ī√≠a), Norman Watson, el que entr√≥ en contacto y trabaj√≥ con los servicios secretos brit√°nicos para insertar los mapas en el juego del Monopoly. Al parecer, cada cierto tiempo llegaba a la f√°brica el conocido por los trabajadores como Sr. A, realmente un oficial de los servicios secretos que actuaba como interlocutor para el n√ļmero de pedidos que necesitaban y para indicarle los enclaves a imprimir en los mapas.

Advertisement

Imagen: LunaseeStudios / Shutterstock

A su vez, el padre de Watson form√≥ una peque√Īa divisi√≥n en la empresa que se dedicaba a imprimir los mapas de seda para los militares para luego pasar a introducir el kit entero en cada edici√≥n del Monopoly. Para los mapas y seg√ļn explic√≥ Watson, su padre lleg√≥ a imprimir seis modelos diferentes que se correspond√≠an con las regiones circundantes a seis campos de prisioneros alemanes

Así fue como con una mezcla de fortuna, coincidencia y astucia se fraguó el plan de escape basado en el juego. De esta forma y una vez que se puso en práctica, antes de partir para las misiones, a los pilotos de la Royal Air Force se les advertía que de ser capturados debían esperar y buscar estos juegos del Monopoly en los paquetes de ayuda enviados por el MI9.

Advertisement

No s√≥lo eso, con el fin de diferenciarlos est√° ‚Äúedici√≥n especial‚ÄĚ llevaba incluida de f√°brica un peque√Īo punto rojo en la casilla de parking gratis, algo que s√≥lo sab√≠an los aviadores brit√°nicos que part√≠an a una misi√≥n y que no pasaba de un posible error en la fabricaci√≥n para cualquier persona.

Imagen: CaseyMartin / Shutterstock

Una vez que se obten√≠an las piezas de escape los soldados prisioneros deb√≠an destruir el juego con el fin de asegurar que el enga√Īo se podr√≠a mantener en secreto. La idea era que si los alemanes descubr√≠an a un prisionero con alguna de las herramientas estos no supieran de donde ven√≠an.

Advertisement

Y el truco funcion√≥, aunque como ha explicado Watson, despu√©s de la guerra todo fue destruido y no se ha podido conservar ning√ļn ‚Äúejemplar‚ÄĚ de esa pieza codiciada del Monopoly. No se sabe el n√ļmero exacto pero seg√ļn apuntan los historiadores brit√°nicos, miles de soldados brit√°nicos capturados fueron ayudados por el juego de mesa en la Segunda Guerra Mundial. El Monopoly les hab√≠a permitido escapar de los campos de prisioneros.

Décadas más tarde, a mediados de los 70, el mismo Watson (hijo) tuvo la oportunidad de conocer a un par de ex prisioneros de guerra que utilizaron los mapas de Waddingtons para escapar de un campo de prisioneros cerca de Leipzig (Alemania):

Fue un momento muy emocionante. Aunque no sabemos con precisi√≥n cu√°ntos presos se escaparon con la ayuda de los mapas ocultos, seg√ļn nuestros c√°lculos al menos 10 mil prisioneros utilizaron los mapas del Monopoly.

Advertisement

Y es que a veces las cosas m√°s simples y mundanas, como un simple tablero de juego, son capaces de cambiar el curso de la historia.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.