Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cómo McDonalds regaló 15 millones de dólares a clientes al azar que entraban en sus establecimientos por culpa del Monopoly

Imagen: McDonalds

En marzo de 2004, y sin anunciarlo en ninguna parte, varios establecimientos de McDonalds comenzaron a hacer algo que jamás habían hecho: regalar a clientes aleatorios un millón de dólares por cabeza, simplemente por entrar en alguno de los locales. La culpa la tenía un juego del Monopoly, y una estafa legendaria.

La historia de la estafa la contamos hace unos años, pero nos faltaba una parte del final que no se ha conocido hasta hace poco. Para aquellos que no conocen los hechos, el relato comienza en el año 1987, momento en que se lanza el “gran juego del Monopoly” de McDonalds, en esencia, una promoción entre la cadena y Hasbro (dueños del juego de mesa).

Advertisement

¿De qué iba? La fórmula era bastante sencilla. Cada año, y por un tiempo limitado, los clientes podrían ganar grandes sumas de dinero recogiendo piezas (tarjetas de propiedad) del Monopoly. En el embalaje de los productos de McDonalds se encontraban las tarjetas de alguno de los ocho colores que integraban el juego, y dependiendo de la que tocara, el cliente podía llegar a ganar hasta 1 millón de dólares (en este caso obteniendo las propiedades azules Boardwalk y Park Place).

Imagen: McDonalds

Obviamente, la probabilidad de que te tocara era la misma de que te toque la lotería, pero el gancho fue irremediablemente un éxito.

En dicha historia se coló el ex oficial de policía, Jerry Jacobson. No se supo hasta muchos años después, pero el ex agente de la ley trabajó codo con codo con la compañía que imprimía las piezas del juego, y se le ocurrió un plan infalible: Jacobson proporcionaría a personas que él eligiera las piezas ganadoras del Monopoly a cambio de una parte del dinero del premio.

Advertisement

Como resultado de ello, la red de Jacobson ganó casi todos los premios durante 12 años, defraudando casi 25 millones de dólares a través de la promoción. Finalmente, el FBI recibió una parte del pastel en el año 2000 y el plan se desmoronó. Unos meses después, más de 50 personas fueron condenadas por fraude postal y conspiración en relación con el juego del Monopoly .

Imagen: McDonalds
Advertisement

Aunque McDonalds no estaba implicada directamente, la cadena prometió que ofrecería un nuevo sorteo para devolver el dinero reclamado por la red de Jacobson a los clientes que habían tratado de ganar el sorteo de manera justa. Dos semanas después de que el fiscal general revelara que el juego había sido manipulado, la cadena entregó 10 millones de dólares a 55 clientes al azar.

Sin embargo, esos 10 millones no fueron suficientes, y como parte del acuerdo por una demanda colectiva contra la cadena relacionada con la estafa de Monopoly, McDonalds aceptó regalar otros 15 millones de dólares a clientes, a millón por cabeza. ¿Por qué? La cadena pensaba que si se habían comprometido a devolver el dinero que debería haber sido parte de los premios, faltaban 15 millones de la trama de Jacobson.

Advertisement

No obstante, en este caso no hubo piezas de Monopoly o marketing, ya que dos clientes habían demandado anteriormente a McDonalds argumentando que promocionar el sorteo impulsaría las ventas y negaría su propósito justo.

Así llegamos otras vez al comienzo, al mes de marzo de 2004. Quince personas elegidas al azar cuando entraban en alguno de los establecimientos de Estados Unidos recibían la noticia que les cambiaba la vida: un millón de euros por el simple hecho de entrar en ese preciso instante del día. [TheDailyBeast, BusinessInsider]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key