Este jueves, cuando la NASA se vio obligada a posponer el lanzamiento de Orion tras cuatro intentos fallidos de despegue, se hacía difícil pensar que llegaríamos a ver la imagen de arriba. Pero ha ocurrido. El barco USS Anchorage recogió ayer del Pacífico la cápsula Orion tras haber superado con éxito un punto crítico: la reentrada en la atmósfera. Así fue ese momento.

En el instante en que Orion comenzó a descender sobre la atmósfera terrestre, su velocidad era de más de 32.000 kilómetros por hora, casi 30 veces la velocidad del sonido. Y lo más crítico: la temperatura de la cápsula llegó a alcanzar 2.000 grados celsius, es decir, unos 500 grados más que el punto de fusión del acero.

Era uno de los aspectos fundamentales a probar por la NASA. ¬ŅResistir√≠a Orion semejantes condiciones? Despu√©s de todo, dentro de esa c√°psula deber√°n viajar en un futuro hasta 6 astronautas de vuelta de Marte o un asteroide.

El escudo de Orion funcionó a la perfección. Tal y como estaba previsto, aproximadamente un 20% de la zona exterior del escudo se quemó por completo en el descenso, ayudando a disipar el calor. Este fue el momento de la parte final de la reentrada de Orion:

Visto desde el barco USS Anchorage:

Y la c√°psula Orion ya dentro del barco:

Advertisement

En definitiva, un momento que marca el comienzo de una nueva carrera espacial, la de llevar a la humanidad adonde nunca hemos llegado, a pisar Marte, un asteroide o incluso Europa. Las dos próximas décadas serán históricas. [vía NASA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)