Fue uno de los productos estrella el año pasado porque Amazon hizo eso que sabe hacer tan bien: innovar. Con las tabletas pisando los talones a los eReaders, Jeff Bezos se sacó de la manga un nuevo Kindle, el Paperwhite, que dejó obsoleta a la competencia casi al instante. Vale, el Nook Simple Touch se salva. 

Lo más interesante del Paperwhite (€ 129 / $ 119, el modelo sin 3G) es su pantalla con luz integrada. Perfecta para leer en la oscuridad sin castigar la vista como ocurre con las pantallas retroiluminadas. ¿Por qué? ¿Cómo funciona exactamente el Paperwhite para conseguirlo?

Advertisement

El New York Times ha elaborado una estupenda infografía que lo explica gráficamente. En lugar de utilizar un panel LCD con luz en la parte trasera (retroiluminado), el Paperwhite emplea un sistema de 4 luces LED situadas en la zona inferior de la pantalla. Una finísima pantalla de plástico transparente (en la foto, la "Light guide"), transporta y dispersa la luz gracias a unas guías reflectantes grabadas en la superficie. Piensa en algo parecido a minúsculos espejos esparcidos por toda la pantalla. El resultado es una luz limpia y homogénea que no molesta la vista. 

El inconveniente: se crean sombras en la base, justo en la zona de las cuatro luces LED. No es tan molesto como parar plantearse no comprar el Paperwhite si estabas buscando un nuevo eReader, pero si no te corre prisa tal vez mejor esperar a ver si Amazon lo soluciona. Sería extraño que lo dejara pasar. [The New York Times]