GIF: JerryRigEverything (YouTube)

Desde que se han puesto de moda las cámaras retráctiles, tengo la sensación de que el “notch” de mi teléfono es más grande. Mi lado racional me dice que es una moda pasajera y que va a acabar con miles de cámaras en el taller, pero mi lado consumista sabe que si OnePlus sacara un OnePlus 7 Pro con carcasa transparente, yo sería el primero en comprarlo.

El youtuber JerryRigEverything ha logrado convencerme tras su último vídeo. En él, desmonta la parte trasera de un 7 Pro y retira la capa de pintura del panel de vidrio para dejar a la vista el mecanismo que hace emerger la cámara frontal. Un pequeño motor activa un torno que sube y baja una pieza móvil para elevar y ocultar, a su vez, el módulo de la cámara de selfies. El proceso es hipnótico, pero no se puede activar demasiadas veces seguidas porque entonces sale una advertencia en la pantalla. Jerry cree que la limitación viene dada por el riesgo de sobrecalentamiento.

Según OnePlus, la cámara frontal del 7 Pro ha sido diseñada para resistir más de 300.000 usos (esos son unos 160 usos al día durante 5 años). En un vídeo promocional pretenden convencernos de su resistencia colgando un bloque de hormigón de 22 kilos directamente del módulo de la cámara. Al igual que el Oppo Reno o el Zenfone 6, la cámara retráctil del OnePlus 7 Pro se retrae automáticamente si detecta que el dispositivo está en caída libre. El mecanismo tarda un segundo en elevar y ocultar la cámara de selfies.