En El Señor de los Anillos, Aragorn es el poseedor de Narsil, la espada del rey Elendil que cayó partida bajo su peso después de que lo matase Sauron. Más tarde, y en la segunda guerra contra Sauron se forja de nuevo, cambiando su nombre a Andúril. Así es su proceso de forja (y reforja), algo distinto al de las películas.

Por una simple cuestión de licencia cinematográfica, en la película el proceso de reforja muestra cómo los herreros simplemente juntan los fragmentos quebrados de la espada, los ponen en una disposición más o menos parecida, los pasan por la fragua otra vez y se la entregan a Aragorn para que siga decapitando orcos a diestro y siniestros.

Advertisement

Con todo, y según el noble arte de la herrería y la metalurgia, resulta que el proceso no es exactamente así. Para que la espada reforjada no sea demasiado quebradiza y el metal conserve íntegras las propiedades que debería tener una espada lo ideal es coger todo el filo, desde la punta a la empuñadura, reforjarlo en un nuevo bloque fundido y darle forma otra vez. Coger el material y reciclarlo, en esencia. Este es el vídeo con el proceso completo, de Brothers in Arms:

Click here to view this kinja-labs.com embed.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)