Eso que ves arriba no es ningĂșn truco ni montaje, es el piloto suizo Yves Rossy volando con un jetpack a la espalda, un propulsor que Ă©l mismo ha diseñado y fabricado. Rossy es un viejo conocido en esto de hacer vuelos imposibles en jetpack. Entre otros logros, atravesĂł el Canal de la Mancha y el Gran Cañón del Colorado. Ahora se ha atrevido con el Monte Fuji en JapĂłn.

Rossy se ha ganado a pulso su apodo de JetMan. Este piloto e inventor suizo de 54 años diseñó hace tiempo un propulsor de 2,4 metros de envergadura con alas de fibra de carbono. Lo ha ido mejorando y evolucionando y con él ha llegado a alcanzar velocidades en pleno vuelo de 200 km/h.

Su Ășltimo reto era dar varias vueltas al Monte Fuji durante 30 minutos. Y lo ha conseguido. Merece la pena ver la hazaña en vĂ­deo (debajo): Yves JetMan Rossy en plena acciĂłn.