Imágenes recientes del cometa 67P revelan una gran grieta en su cuello, justo donde se juntan las dos grandes piezas que lo componen. Los científicos están estudiando su origen y si podría causar que el cometa se partiera en dos en algún momento.

Las fotografías fueron tomadas por la cámara OSIRIS en Rosetta y muestran una grieta de miles de metros sobre la superficie de un kilómetro que compone el cuello del cometa. En algunos lugares, la grieta tiene hasta un metro de ancho y está llena de polvo.

Los científicos aún no están seguros de que la extraña forma de 67P sea producto de la erosión o de dos cuerpos que se combinaron. Saben que del 70% al 80% de su composición es porosa y su superficie contiene partículas de polvo. Desconocen, sin embargo, qué provocó esta grieta y si seguirá abriéndose o si se cerrará.

Advertisement

El equipo de la ESA que estudia el cometa teme que este pueda romperse en dos. Pero esperan tener más datos acerca de esta particularidad en mayo, cuando el Sol ilumine las partes de 67P que están en la obscuridad. [ESA vía The Guardian]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)