Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La última teoría sobre el origen de Tunguska te va a volar la cabeza

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Imagen tomada en la expedición de Kulik en 1929 (Dominio público)

El 30 de junio de 1908, los nativos de Evenki, al noroeste del lago Baikal (Siberia), vieron una columna de luz azulada casi tan brillante como el Sol que se movía a través del cielo. Diez minutos después, un destello seguido de un sonido indescriptible, parecido a una detonación termonuclear de elevada potencia.

Advertisement

El escenario que se vio entonces en la zona fue apocalíptico. Aquel “rugido” acompañado de una onda de choque golpeó a todo lo que se encontró en su camino y rompió ventanas a cientos de kilómetros de distancia. Bosques enteros quemados, gente desorientada, una extraña luz que continuó durante días… Y sin embargo, ni una sola pista de lo que había ocurrido.

Hoy ha pasado más de un siglo, y seguimos sin poder confirmar el origen de Tunguska, el mayor impacto sobre la Tierra jamás registrado. Porque además de saber que el evento se formó a través de un cuerpo espacial que entró en la atmosfera y aparentemente se desintegró, el evento en sí sigue siendo un misterio. ¿Fue un cometa, un meteorito, o algo que se le ha escapado a los científicos?

Advertisement

De esto va precisamente un nuevo estudio publicado en la Royal Astronomical Society, un trabajo que ha proporciona un ligero ajuste al famosos escenario partiendo de la siguiente premisa: ¿Qué pasaría si el cuerpo espacial nunca se desintegró, sino que se recuperó en el espacio? El equipo encargado ha imaginado un asteroide golpeando la atmósfera como una piedra que salta sobre un lago, produciendo la onda expansiva que aplastó todo a su paso.

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Mapa que muestra donde tuvo lugar el evento (CIA/CC BY-SA 3.0)
Advertisement

Una propuesta que, aunque peculiar, puede explicar varias características extrañas sobre el evento. Los investigadores no han encontrado evidencia de un cráter de impacto (ahora se cree que el lago cercano de “impacto” es más antiguo) ni material meteórico cerca del epicentro del evento. En el estudio, el bólido en cuestión puede haber cruzado la atmósfera, alcanzando una altitud tan baja como 10 a 15 kilómetros antes de continuar su viaje a través del espacio.

Cuentan los investigadores que han estado observando cuerpos espaciales de 200, 100 y 50 metros de tamaño y compuestos de diferentes materiales: hierro, roca o hielo. El paso a través de la atmósfera es brutal, con la fricción de la resistencia del aire creando temperaturas increíbles, explican, “el hielo y los cuerpos rocosos no sobrevivirían. Sin embargo, una de hierro podría con una reducción de masa mínima, entrando en un ángulo poco profundo y manteniendo su velocidad sobre la velocidad de escape de la Tierra”, cuentan en el trabajo.

Advertisement

Según el astrónomo Daniil Khrennikov, de la Universidad Federal de Siberia, y uno de los investigadores del estudio:

En la actualidad, hay más de 100 hipótesis sobre la naturaleza del fenómeno de Tunguska, entre las cuales tres o cuatro versiones son teorías predominantes.

Advertisement

Posiblemente, lo más increíble del trabajo presentado es que parecen haber demostrado (bajo ciertas circunstancias) la posibilidad de que un cuerpo espacial pueda ingresar a la atmósfera de la Tierra, rozar la superficie, y continuar su trayectoria lejos del planeta, en su mayor parte ileso. [Royal Astronomical Society via Science Alert]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter