¿Así que quieres un laptop que se convierta en una tableta? No eres el único. A mucha gente le encanta la idea de tener una pantalla táctil para navegar y un teclado sólido para trabajar. Más fino que el MacBook Air y por solo 700 dólares, el nuevo Asus T300 Chi parece una gran elección, pero esa es solo la mitad de la historia.

¿Qué es?

Es una tableta Windows de 12,5 pulgadas que se sujeta a una base con teclado para convertirse en un portátil convencional. Viene con opciones de 64 y 128GB de almacenamiento, 4 u 8GB de RAM, y procesadores Intel Core M que no necesitan ventilador.

No es la primera vez que Asus lanza un convertible, pero este es bastante distinto que los anteriores Transformer. No tiene batería extra, disco duro o puertos USB de tamaño normal en la base de teclado. Tampoco tiene botones de desbloqueo para soltar la tableta del dock. La pantalla se sostiene solo con ayuda de un soporte bien diseñado y un par de imanes. Podemos soltarlo o volverlo a fijar rápidamente las veces que queramos.

Impresiones

En lo tocante a estética, punto para Asus. El Transformer T300 Chi luce realmente bien. Cuesta creer que esta preciosidad de aluminio cuesta solo 700 dólares. Me encanta como reflejan la luz los bordes biselados del teclado y el touchpad. Está en el punto justo entre lo bastante serio como para parecer un dispositivo de trabajo, y lo bastante ostentoso como para ser el blanco de todas las miradas.

Advertisement

También es fantástico que retenga la apariencia de un portátil convencional hasta que arrancamos la pantalla y con ella una exclamación de sorpresa en el espectador. Los Transformer anteriores tenían un bulto visible en la parte inferior central para sujetar la pantalla y asegurar las conexiones. Eso mataba todo el encanto. El sistema de imanes del T300 Chi, en cambio, es tan pequeño que no se aprecia a primera vista.

Advertisement

Pese a su tamaño, los imanes son muy fuertes. Es prácticamente imposible que ambos componentes se suelten accidentalmente. Me puse a sacudir fuertemente la base tratando de soltar el enganche y no lo logré. Separar pantalla y teclado no se reduce a un movimiento suave y sin esfuerzo, pero puede hacerse sin problemas con una sola mano. Basta con sujetar la pantalla mientras apoyamos el antebrazo sobre el teclado y presionar hacia arriba y hacia un lado. A la hora de ponerlo, los imanes se encargan de que no tengamos que buscar la posición adecuada.

En definitiva, que luce muy bien y no se suelta, pero ¿es práctico? No estoy tan convencido de ello. Aunque la tableta que forma la pantalla del T300 Chi es muy ligera para ser una tableta Windows, aún tiene una masa considerable que hace que el dispositivo tienda a caer hacia atrás cuando la pantalla está muy inclinada.

Advertisement

Por otra parte, una tableta de 12,5 pulgadas con una relación de aspecto de 16,9 es algo un poco raro. Me gusta ver las películas en horizontal (obviamente) y hacer scroll al navegar en vertical, pero no creo que para ello tenga que separar la pantalla del teclado, y cada vez que lo hago acabo cansándome de sostener el T300 Chi.

Además, para poder tener esa tableta conectada mediante imanes a la base, tenemos que renunciar a demasiado. No hay puertos USB de tamaño normal. Tan solo un MicroUSB 3.0, Micro HDMI, ranura para tarjetas MicroSD, y una toma de auriculares jack de 3,5mm.

Advertisement

Simplemente no hay espacio para nada más grande. El único puerto de la base es un MicroUSB para cargar el teclado Bluetoooth. Si quieres un USB de tamaño completo tendrás que llevar siempre adaptador.

En el lado positivo, el teclado es excelente. Es mucho mejor que los teclados de los últimos Transformer, que no eran muy buenos, y sin duda mucho mejor de lo que esperaba por ese precio. Es rápido, preciso, las teclas tienen un recorrido bastante razonable, y están acolchadas de forma muy acertada. He escrito, de hecho, todo este análisis en el teclado del T300 Chi y ha sido un auténtico placer.

Advertisement

A primera vista, el touchpad también parece bueno. Su superficie desliza perfectamente y permite hacer zoom o arrastrar con dos dedos de forma cómoda. El problema es que es muy pequeña y ofrece bastante resistencia para hacer click. En líneas generales disfruté utilizándolo, pero no es excelente. Tan solo pasable.

Abrir y cerrar el equipo es otra tarea engañosamente sencilla. No hay mucho por donde sujetar para separar el teclado de la pantalla. Además, y aunque nunca tuve que entrar en la configuración para conectar el teclado, se nota un ligero retardo en la conexión antes de que puedas disponer del teclado y el touchpad cuando el equipo abandona el estado de reposo. Cerrarlo para dejarlo en estado de reposo no es un sistema infalible. Aunque suele funcionar bien, en una ocasión lo cerré y lo metí en la mochila solo para descubrir, al sacarlo, que no había entrado en reposo sino que había estado encendido todo ese tiempo.

Advertisement

Afortunadamente, el equipo no tiene un procesador Intel completo, o no quiero imaginar lo que podía haberse recalentado dentro de la mochila y sin ventilación. El T300 Chi es uno de los pocos equipos (el nuevo MacBook es otro) que utiliza los nuevos procesadores Intel Core M. Es un chip de ultra bajo consumo diseñado específicamente para equipos sin ventilador. Hasta la fecha he probado un par de ellos y tengo que admitir que no me han impresionado mucho. En el Lenovo Yoga 3 Pro, por ejemplo, la experiencia es de un poco menos de potencia que con los Intel Core normales, y ni siquiera me ofrece algo más de batería. La única ventaja era un equipo más fino.

Advertisement

En el caso del Transformer T300 Chi, he probado el modelo de 900 dólares con procesador Intel Core M-5Y71, 8GB de RAM, y una preciosa pantalla 2560 x 1440. La experiencia es similar. El Intel Core M es capaz de gestionar cualquier tarea normal que le encomiendes, incluso con un poco de multitarea, pero no es un Core i5. Abrir demasiadas pestañas de Chrome supone que el Chi comience a atragantarse, y el equipo no tiene la suficiente potencia como para transmitir vídeo de calidad por el cable Micro HDMI a un televisor. Para rematar, y por razones que aún no entiendo, todo (y cuando digo todo, me refiero a todo) comienza a funcionar a saltos cuando la batería está en las últimas.

Eso me recuerda el tema de la batería. He reservado la peor noticia para el final. En el mundo real, no he logrado pasar de las tres horas de batería con el Chi, y de las cuatro horas en una prueba de laboratorio. Si aspiras a navegar con Chrome en bastantes pestañas, ver algo de YouTube, gestionar Gmail, y escribir con el brillo de la pantalla al 60% eso es todo lo que te va a durar el modelo de 900 dólares. Si en vez de resolución a tope optamos por escalarla a 1080p la batería dura un poco más, pero dudo que llegue a las cuatro horas en ningún caso. A menos, por supuesto, que prescindas de la multitarea.

Advertisement

Nos gusta

Es el equipo más barato que he utilizado que ha logrado hacerme sentir como un alto ejecutivo. Es un cumplido un poco raro, pero es sincero. El T300 Chi luce fantástico y tiene una apariencia inequívocamente profesional.

Advertisement

La experiencia de teclear en esta máquina es sensacional también. No soy muy entusiasta de las teclas de dirección pequeñas, pero compraría este teclado para otro equipo sin dudarlo. También es posible montar la pantalla al revés y utilizar el teclado como soporte para cine en lugares muy pequeños como la cabina de un avión. Los imanes funcionan a la perfección.

No nos gusta

Los altavoces suenan muy mal. En serio, suenan ridículamente bajito. Una de las cosas para las que más me gusta usar tabletas es para ver cine muy de cerca, y el sistema de sonido es tan pobre que no aguanta ni esa sencilla prueba.

Advertisement

Tres horas de batería para mi es un "no compro", punto. Quizá alguien que vaya a usarlo siempre conectado a la corriente no le importe, pero no es mi caso. Los pequeños soportes de goma de la base desaparecieron y nunca los he vuelto a ver y, para terminar, ¿Qué problema tienes con las pegatinas, Asus? He contado ocho dichosas pegatinas manchando la inmaculada belleza del aluminio.

¿Me lo compro?

No. Puede que te guste el concepto, pero dudo que la realidad de este equipo te vaya a contentar, sobre todo cuando hay alternativas mucho más viables en las que gastar el dinero. El Dell XPS 113 o el HP Spectre X360 del que hablaremos pronto son solo dos de ellas. Ambos cuestan 900 dólares, son elegantes, finos, y aunque no tienen tanta batería como dicen, su cifra dobla a la del T300 Chi. Eso por no mencionar que tienen puertos USB de tamaño normal y un procesador que no se atraganta cuando se le fuerza.

Advertisement

La única razón por la que elegiría un Intel Core M es porque quiero un equipo ridículamente delgado, y el T300 Chi ni siquiera es tan delgado como para compensar lo que sacrificamos por el camino.

Si esperas lo suficiente, estoy seguro de que el convertible de tus sueños acabará haciéndose realidad. Los Core M puede que no sean perfectos hoy, pero es una cuestión de tiempo que se perfeccionen. Apple ha dado con la clave para conseguir embutir una batería de un día de duración en un perfil mínimo, y pronto podremos librarnos de todos esos estúpidos puertos diferentes que afean los laterales y utilizar solo USB Type-C. Todas las compañías trabajan en soluciones inalámbricas mejores para arreglar los problemas que presentan estos equipos en la actualidad. Por todo esto, sencillamente no creo que el T300 Chi te haga feliz a menos que seas un tipo muy concreto de usuario con unas necesidades muy concretas. Sin embargo, el T300 Chi del año que viene podría ser una máquina bestial.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)