A los humanos nos une nuestra infinita capacidad de hacer lo contrario a lo que nos ordenan. ¬ŅMantener la distancia de seguridad y frenar lo m√≠nimo indispensable? Siempre hay un conductor que se pasa las reglas por el tubo de escape, lo que acaba causando esos irritantes atascos fantasma.

Se conoce como ‚Äúatasco fantasma‚ÄĚ al embotellamiento que se produce en las carreteras cuando un conductor frena de repente por el motivo que sea y el que va detr√°s est√° demasiado cerca, por lo que pisa el freno en exceso. Esto causa una cadena de veh√≠culos frenando en serie cuyos tiempos de reacci√≥n se suman hasta llegar incluso a parar el tr√°fico (sin necesidad de accidentes, sem√°foros u otros elementos que bloqueen la v√≠a).

La buena noticia es que existe una solución, y está cada vez más cerca: los coches autónomos. Y no me refiero a reemplazar todos los coches en circulación por coches autoconducidos: basta con introducir unos pocos vehículos controlados por algoritmos para reducir espectacularmente los atascos. Es la conclusión a la que ha llegado un grupo de académicos tras realizar una serie de simulaciones de tráfico con vehículos autónomos.

Los investigadores probaron su sistema en varios escenarios comunes. El primero era una intersección en forma de ocho por la que circulaban 14 vehículos simulando una conducción humana. Cuando solo uno de los 14 vehículos pasó a ser controlado por un algoritmo de aprendizaje automático, la velocidad media de circulación se duplicó.

Advertisement

En las incorporaciones a la autopista, introducir un 10% de vehículos autónomos dobló el ritmo de acceso, y en los embotellamientos, el respeto de la distancia de seguridad de los vehículos autónomos aumentó el flujo del tráfico en un 20%. Ni siquiera fue necesario que los robots se pusieran al volante para mejorar el tráfico: en una simulación de una ciudad en cuadrícula como Manhattan, otorgar a un algoritmo el control de los semáforos (y no de los coches) mejoró el flujo del tráfico en un 7%.

Los resultados hablan por sí solos, pero el autor principal del estudio, Eugene Vinitsky, admite que no sabría decir cuándo empezarán a circular los coches autónomos. Si no puedes esperar para disfrutar de sus ventajas, ya sabes: viaja a una velocidad constante, mantén una distancia segura respecto al coche de delante y evita frenar a menos que sea indispensable. Ahorrarás tiempo y gasolina (e incluso puede que salves alguna vida).

[Science vía mixx.io]