Una familia canadiense sufrió docenas de picaduras de chinches al viajar en un avión de British Airways. La aerolínea ha emitido un comunicado en el que pedían disculpas por lo acontecido, asegurando que les harían una mejora en los boletos para su viaje de regreso.

Advertisement

Una pareja viajaba de Vancouver a Londres junto a su hija de ocho a√Īos de edad. Heather Szilagyi, madre de la ni√Īa, asegur√≥ haber visto un insecto caminar por la pantalla de televisi√≥n del asiento frente a ella. Debido a que trabaja en un hotel, Szilagyi reconoci√≥ que se trataba de un chinche de cama, e intent√≥ agarrarlo para poner una queja con los miembros de la tripulaci√≥n, pero se le escap√≥.

Durante el vuelo, que tiene una duraci√≥n de nueve horas, afirma haber visto varios de estos chinches y comentarle a la tripulaci√≥n, quienes le dijeron que lamentablemente todos los asientos del avi√≥n estaban ocupados y no pod√≠an cambiarlos de sitio. Al d√≠a siguiente, la familia despert√≥ y encontr√≥ marcas de picaduras en los tres, en especial en su hija peque√Īa y una picada en el cuerpo de Szilagyi que se infect√≥.

Picaduras en las piernas de la hija de 8 a√Īos de Heather Szilagyi. (Imagen: Heather Szilagyi / Twitter)

Advertisement

Las marcas de picadas no dejan dudas de que los asientos estaban llenos de chinches, por lo que la aerolínea tuvo que responder. British Airways les ofreció asientos en clase ejecutiva para su vuelo de regreso, asegurando que esto es un caso aislado y que prácticamente nunca les sucede.

‚ÄúBritish Airways opera m√°s de 280.000 vuelos cada a√Īo, y los reportes de chinches a bordo de nuestros aviones son extremadamente raros. A√ļn as√≠, estaremos mucho m√°s atentos en el continuo monitoreo y mantenimiento de nuestras aeronaves‚ÄĚ.

Advertisement

Szilagyi menciona que aunque agradece el asiento, eso no era lo que buscaba al poner el reclamo. Simplemente pedía no volar en el mismo avión de regreso y, más importante, que la aerolínea se asegure de fumigar sus aviones. [CTV News / Heather Szilagyi vía The Independent / Ars Technica]