Photo: Getty

El Gobierno chino acaba de prohibir la Biblia. Aunque a√ļn es posible comprarla en librer√≠as f√≠sicas, el texto ha desaparecido completamente de las tiendas online. Todo lo que se puede encontrar son algunos comentarios o analisis en p√°ginas como Taobao and Amazon, pero no el evangelio tal cual.

La censura en China se ha labrado una reputaci√≥n a lo largo de los a√Īos, pero esta extra√Īa maniobra no es exactamente una cuesti√≥n de censura o de guerra contra la religi√≥n, sino de represalias. Las tensiones entre el Gobierno Chino y el Vaticano se han acumulado hasta tal punto que en Pek√≠n han tomado la decisi√≥n de prohibir la Biblia como una suerte de advertencia por la tradicional oposici√≥n de la Santa Sede al comunismo.

Bajo la medida tambi√©n hay mucho de proteccionismo cultural. El Presidente Xi Jinping ha emprendido una especie de campa√Īa de promoci√≥n de los valores tradicionales chinos orientados precisamente a moderar la influencia del cristianismo y de occidente. La Biblia, de hecho es el √ļnico texto religioso prohibido de forma expl√≠cita. Otros textos de otras religiones siguen estando disponibles.

Entre otras medidas discutibles, China registra a todos los clientes de AirBnB en una base de datos policial. El gobierno tambi√©n ha prohibido el uso del Burka con la excusa de que se√Īala de forma injusta a las mujeres musulmanas. [v√≠a New York Times]