El embrión conseguido. Imagen: Juan Carlos Izpisua Belmonte

Científicos han logrado lo que hasta hace poco parecía una auténtica quimera: el primer híbrido de embriones oveja-humanos. ¿Para qué? Lo conseguido supone el primer e hipotético paso al cultivo de órganos de trasplantes dentro de los animales o de la capacidad de adaptar genéticamente órganos compatibles.

Con ese objetivo final en mente, los investigadores de la Universidad de Stanford crearon el primer híbrido en laboratorio entre especies, introduciendo células madre humanas en embriones de oveja, y obteniendo como resultado una criatura que es más del 99% oveja, pero también una pequeña parte humana.

Advertisement

La porción humana de los embriones creados en el experimento (antes de que fueran destruidos después de 28 días) fue extremadamente pequeña, pero el simple hecho de que exista es lo que genera un debate y controversia en este campo de investigación. Según ha explicado el biólogo de células madre Hiro Nakauchi:

Hasta ahora, la contribución de las células humanas es muy pequeña. No se parece en nada a un cerdo con rostro humano o un cerebro humano, pero es un primer paso.

La investigación se basa en experimentos previos realizados por algunos miembros del mismo equipo de Nakauchi, quienes lograron cultivar células humanas dentro de embriones de cerdo en una etapa temprana en el laboratorio, creando híbridos de cerdo y humanos que los investigadores describieron como quimeras interespecies.

Advertisement

Obviamente, es muy posible que muchos de los que están leyendo la noticia piensen en el típico “científico loco” de la literatura o el cine, pero como explican los investigadores, estos experimentos algún día podrían proporcionar una solución única para las miles de personas en listas de espera de donaciones de órganos que salvan vidas, la mayoría de los cuales mueren antes de obtener órganos compatibles. Según el equipo de investigación:

Incluso hoy en día los mejores órganos combinados, excepto si provienen de gemelos idénticos, no duran mucho porque con el tiempo el sistema inmune los ataca continuamente.

Advertisement

Aunque muy lejana, la idea es que los órganos producidos en estos híbridos podría ser una forma de producir suficiente suministro para satisfacer la demanda, trasplantando, por ejemplo, un páncreas híbrido de un cerdo o una oveja, a un paciente a punto de morir. Para que el trasplante funcione los investigadores piensan que al menos el 1% de las células del embrión necesitaría ser humano, lo que significa que estos primeros pasos demostrados en las ovejas son aún muy preliminares.

Por supuesto, todo esto lleva a un mismo lugar común en el debate: la ética del trabajo. Aumentar la proporción humana en la mezcla de híbridos también aumenta inevitablemente las dudas éticas sobre el tipo de criatura que se está creando, aparentemente, con el único propósito de cosechar sus órganos esenciales.

¿La respuesta? Los mismos investigadores no se ponen de acuerdo, pero creen que no se debe descartar dado que, sólo en Estados Unidos, cada 10 minutos alguien se agrega a una lista de espera de trasplantes. [National Geographic, The Guardian]