Una cosa es un gusano, y otra muy distinta un ser humano, pero por algo se empieza. Científicos del Instituto Buck de Estudios sobre el Envejecimiento han logrado multiplicar por cinco la esperanza de vida de un gusano mediante manipulación genética.

El procedimiento empleado por los investigadores afecta a dos genes tradicionalmente asociados al envejecimiento: el gen TOR o RSKS-1, y el ISS (Daf-2). En principio, los investigadores esperaban que la modificación simultánea de estos dos genes aumentara la longevidad de un gusano nematodo del tipo Caenorhabditis elegans en un 130%. El sorprendente resultado es que la duración de la vida del parásito se multiplicó por cinco.

Advertisement

Uno de los autores del proyecto, Pankaj Kapahi, ha comentado que el descubrimiento podría ayudar en el tratamiento de enfermedades asociadas al envejecimiento, aunque dudan de que se puedan obtener resultados tan espectaculares en organismos tan complejos como los seres humanos. El siguiente paso del grupo de Buck es comenzar a experimentar en ratones. [Buck Institute]

Foto: Heiti Paves / Shutterstock.