Code Vein es la mezcla de Dark Souls, anime y vampiros que no sabía que necesitaba

Gif: Bandai Namco.

Code Vein es un juego que intenta sumar lo mejor de ese estilo tan particular de título como Dark Souls, con una historia que se desarrolla en un mundo poblado de vampiros que parece sacado de un buen anime, pero sin dejar de innovar y ofrecer mecánicas distintas e interesantes a las que hemos conocido gracias a ese “subgénero” conocido como Soulslike.

Advertisement

Hoy en día es conocido como Soulslike o Soulsborne un juego que tenga algunas características en particular: una alta dificultad, combate en tercera persona, elementos RPG, acumular experiencia matando enemigos y perderla cuando nuestro personaje muere, y que cada vez que descansemos en un check point (o nuestro personaje muera) todos los enemigos que ya habíamos eliminado volverán a la vida.

Tanto Dark Souls como Demon’s Souls, Bloodborne, Sekiro, Nioh, Salt & Sanctuary y muchos otros juegos inspirados en este estilo cumplen con esta fórmula. Code Vein también, pero aún así ofrece mecánicas propias y una historia lineal e interesante, a diferencia de los juegos de la saga Souls.

Estas “gotas” de sangre son el objeto más preciado en el universo del juego.
Imagen: Bandai Namco.
Imagen: Bandai Namco.
Advertisement

Sí, es necesario comparar un juego como Code Vein con los Souls, también distribuidos por Bandai Namco, porque es que la inspiración es evidente. Está ahí. Sin embargo, Code Vein se siente más inspirado en Bloodborne que en Dark Souls por sus movimientos rápidos y su historia casi victoriana y casi romántica. Pero de nuevo, lo que hace especial a Code Vein son las mecánicas distintas que añade al combate, esas que han llamado “códigos de sangre”.

Advertisement

Lo que Code Vein llama “códigos de sangre” son las clases del juego. Sin embargo, en lugar de tener que elegir entre un guerrero, cazador, ladrón o mago, Code Vein ofrece la posibilidad de seleccionar una clase, mejorarla con nuevas habilidades (que el juego llama “dones” o “regalos”) tanto activas como pasivas, y cambiarla a tu antojo, en el momento que quieras, sin importar si estás en un check point o peleando con un jefe.

Eso hace que sea un juego mucho más dinámico que no te obliga a quedarte con ese mismo estilo de juego o arma favorita durante toda la campaña. En Code Vein en un momento puedes estar golpeando con un mazo enorme cara a cara contra un enemigo, y en el otro le estás disparando desde la distancia. De hecho, ni siquiera tienes que quedarte atado a cómo funcionan las clases en el juego, sino que es posible usar “dones” (habilidades) de un código de sangre en otro, si así lo deseas. Es decir, al cabo de apenas algunas horas ya podrás haber modificado cómo se supone que debe funcionar una clase, y constantemente podrás descubrir nuevas combinaciones de códigos de sangre con dones con los que experimentar.

Advertisement
Imagen: Bandai Namco.
Al igual que en los Souls, en ocasiones el juego te permite dar un vistazo a lo que te enfrentarás pocos minutos después, lo que a la vez suele intimidar y emocionar.
Imagen: Bandai Namco.
Advertisement

El combate en Code Vein es, en esencia, similar al de otro título del mismo estilo, consistiendo en atacar, esquivar, bloquear y hacer contraataques (parry), pero el sistema de código de sangre permite variar todo el tiempo cómo juegas y cómo te enfrentas a diferentes enemigos. O, si quieres, puedes usar siempre el mismo código y la misma arma... ¿Pero por qué harías eso, si la posibilidad de cambiar de clases es lo más interesante que ofrece el juego para el combate?

En cuanto a la historia del juego, Code Vein se desarrolla en un mundo en el que la humanidad ya ha desaparecido casi por completo, y lo que quedan son una especie de vampiros (llamados Revenant) que con cada muerte pierden sus recuerdos y sufren de sed de sangre, y solo la obtienen de una especie de planta sobrenatural que, por alguna razón, está muriendo en todo el mundo. Tu personaje se despierta junto a una chica misteriosa, ambos tienen amnesia, pero rápidamente descubren que podrían ser la clave en solucionar lo que está sucediendo.

Advertisement

Sin detallar más la historia, debo mencionar que la trama es interesante y, curiosamente, lineal. Aquí no hay misterios que solo se descubren leyendo la descripción de objetos como armas o alguna llave. Code Vein revela su trama de manera lineal y con muchas cinemáticas, y es digna de una buena historia postapocalíptica.

El mundo de Code Vein es postapocalíptico. Algunos rincones muestran ruinas de ciudades, pero otros son más diversos e interesantes, llenos de inspiraciones victorianas y de horror sobrenatural.
Imagen: Bandai Namco.
Advertisement
Imagen: Bandai Namco.

Code Vein también cuenta con una herramienta para crear tu personaje bastante completa que permite personalizar como quieras el rostro, cabello, piel, cicatrices, tatuajes, accesorios, maquillaje y más... Eso sí, siempre manteniendo ese look típico del anime. El juego también cuenta con multijugador, por lo que es posible invocar a algún amigo o desconocido para que te ayude a matar a ese bicho horrendo y enorme que no has podido lograr solo.

Advertisement

Durante los últimos años hemos visto un auge de juegos inspirados en Dark Souls, y en muchos casos es injusto llamarlos “clones”. Code Vein es uno de esos casos. Simplificarlo de ese modo no explica realmente lo que ofrece. Personalmente, me considero fanático de este tipo de juegos, de este estilo, incluso aunque a veces paso horas atorado en el mismo jefe, como nos ha sucedido a todos alguna vez con un título de este tipo. Y es que hay cierta satisfacción que produce superar esa zona que parecía interminable y llena de horrores, o matar a ese jefe que parecía imposible, que solo este tipo de juegos puede lograr.

Advertisement

Y Code Vein en gran parte lo logra. Su historia no es perfecta (aunque sí interesante y logra enganchar), y algunos de sus escenarios postapocalípticos se sienten un poco insípidos, pero el combate es tan divertido que puedo pasar muchas horas explorando alguna región para descubrir sus secretos y todos los objetos ocultos, y “farmeando” enemigos para subir de nivel antes de volverlo a intentar con ese jefe que me humilló en el primer intento... Y no perdono a nadie que humille a mi vampiresa favorita, sin importar cuántas veces deba morir para lograrlo.

Share This Story

About the author

Eduardo Marín

Redactor en Gizmodo. Tecnología, videojuegos, cine y televisión. Siempre cerca de una pantalla y una taza de café.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: 8A86 B902 F824 EC61 1A74 C6D1 94B2 097D 2D0E 52A1PGP Key