“La reentrada del carenado en la misión ViaSat-3 fue la más caliente y rápida que hemos intentado”, explicaba SpaceX en el tuit que acompañaba al impresionante vídeo del cohete. “Los carenados reingresaron a la atmósfera a más de 15 veces la velocidad del sonido, dejando un gran rastro de plasma a su paso”.

Advertisement
Advertisement

El carenado es la estructura del Falcon Heavy que protegía la carga útil del cohete durante la misión. Poco después de que la segunda etapa se separara del cohete,las dos mitades del carenado se soltaron para dejar al descubierto la carga útil que había a bordo del Falcon Heavy. Mientras los satélites que viajaban con el cohete eran desplegados en órbita, las dos mitades del carenado caía suavemente sobre el Atlántico después de abrir sus paracaídas. SpaceX comunicó que había conseguido recuperar ambas piezas correctamente.

Advertisement

Una de las claves del éxito de SpaceX —y que no han tardado en imitar otras compañías aeroespaciales— es la reutilización de los componentes de sus cohetes. Por supuesto, resulta mucho más barato (y ecológico) recuperar las piezas que construir el cohete de cero. Y oye, si por el camino nos dejan imágenes como estas, que no pierdan esta bonita costumbre.