A-68. Imagen: NASA/John Sonntag

El a√Īo pasado, la ruptura del gigantesco bloque de hielo A-68 y su separaci√≥n de la placa de hielo Larsen C en la Ant√°rtida tuvo un efecto inesperado. De repente, la estrecha franja de mar que se abr√≠a dejaba entrever la entrada a un ecosistema desconocido. Ahora comienza la exploraci√≥n de ese mundo oculto.

Un equipo de cient√≠ficos encabezados por el British Antarctic Survey (BAS) ha comenzado esta semana la exploraci√≥n del misterioso ecosistema marino bajo la plataforma de hielo ant√°rtico reci√©n expuesto a la luz y al aire por primera vez en 120.000 a√Īos.

Advertisement

Esa masa enorme, llamada A-68, comenz√≥ a trazar su salida de la plataforma Larsen C de la Ant√°rtida hace d√©cadas, cuando una peque√Īa grieta surgi√≥ en la d√©cada de 1960. Durante muchos a√Īos, la brecha progres√≥ lentamente hasta que en en julio el iceberg se liber√≥.

Larsen C. Imagen: BAS

Cuando el bloque se movi√≥, revel√≥ una extensi√≥n acuosa de m√°s de 5.800 kil√≥metros cuadrados que no hab√≠a visto la luz del d√≠a en mucho tiempo, y ahora comienza la exploraci√≥n sobre la vida que podr√≠a contener, antes de que la r√°pida transformaci√≥n en el ecosistema ant√°rtico altere su existencia previamente inalterada. Seg√ļn la bi√≥loga marina de BAS, Katrin Linse:

No sabemos nada al respecto, ha sido cubierto por una plataforma de hielo de varios cientos de metros de espesor. Es importante llegar r√°pido antes de que el ambiente submarino cambie a medida que la luz del sol ingrese al agua y las nuevas especies comiencen a colonizar.

Advertisement

Durante la investigaci√≥n, los investigadores recoger√°n animales del fondo marino, microbios, plancton, sedimentos y muestras de agua, adem√°s de documentar la evidencia de nuevos mam√≠feros marinos o aves que puedan haber migrado a las aguas expuestas. Este es el plan, aunque reconocen que ‚Äúrealmente no sabemos qu√© esperar cuando lleguemos all√≠‚ÄĚ, cuenta Linse.

Sea como fuere, el viaje se presenta √ļnico, una oportunidad sin precedentes, ya que se ha abierto una ventana a la observaci√≥n que, una vez cerrada, podr√≠a tardar otros 100.000 a√Īos en volver a abrirse. [Independent, USNews]