Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El sueño de todo crío y me atrevería a decir que de gran parte de los que seguimos llevando un niño dentro: tener tu propia montaña rusa en casa. La buena noticia: por menos de 500 dólares parece ser posible. La mala: necesitarás algo más que destreza para poder lograr lo que vemos en el vídeo.

La pieza es obra del canal de YouTube NightHawkInLight, y como explican, han querido huir de los manuales amateur poco prácticos y posiblemente peligrosos que podemos encontrar en YouTube u otras páginas para hablar con un verdadero profesional que sabe lo está haciendo.

Ese hombre no es otro que Paul Gregg, un ingeniero aeroespacial retirado que posee 29 patentes estadounidenses y extranjeras, dos premios especiales de invención, y que fue ingeniero aeroespacial del año en Boeing en 1988.

Advertisement

¿Y qué haces con toda esa información de ingeniería que has retenido durante años cuando te retiras en febrero de 2008? En el caso de Paul, convertirse en el mejor abuelo del planeta construyendo una montaña rusa a sus nietos (ver siguiente vídeo). Además, a lo largo de los últimos años se ha dedicado básicamente a eso, a diseñar y probar sus montañas rusas en el patio trasero para demostrar que son razonablemente seguras para conducir y operar.

En el vídeo, Paul explica que la montaña que tiene en su casa (en realidad cuenta con tres) le costó un total de 450 dólares, pero también nos ofrece una clase magistral sobre cómo usa las matemáticas, las ciencias y su propia experiencia en ingeniería para diseñar y construirlas, de hecho, ha escrito un libro sobre ello.

Gregg cuenta que cuando era niño estaba fascinado y aterrorizado por las montañas rusas, y ya de mayor pensó que podría hacer algunas mejoras en los métodos de diseño, análisis y fabricación caseras. “También sentí que podía aumentar los aspectos de seguridad y emplear la metodología de prueba de certificación de ingeniería más rigurosa, similar a lo que había aprendido en la industria aeroespacial. Y los nietos pensaron que sería una buena idea”, explica.

Dicho esto, la idea de montar una montaña rusa casera en casa como las de Gregg suena genial, pero en realidad no deja de ser una maravilla de la física y la ingeniería de la que no todos somos capaces. [NightHawkInLight]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter