Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cómo funcionan por dentro los dardos tranquilizantes que has visto en tantas películas

Captura de pantalla: Joerg Sprave (YouTube))

Los dardos tranquilizantes son uno de esos elementos que aparece reiteradamente en casi cualquier película de espías que se precie. Hace poco, de hecho, vimos a Nick Furia usando uno en el tráiler de Spider-Man: Far from Home. ¿Cómo funcionan realmente estos dardos?

Este genial vídeo de Joerg Sprave nos lo explica. Los dardos tranquilizantes modernos son bastante más grandes que el que emplea Nick Fury. En esencia, se trata de jeringuilas voladoras, pero su diseño es bastante más complejo que el de una jeringuilla convencional.

Advertisement

Para empezar, son más gruesas y estén hechas de materiales más resistentes para resistir tanto el disparo como el posterior impacto. El plumero de la parte posterior sirve para mantener el dardo en posición dentro del arma que lo va a disparar (un rifle de aire o una cerbatana), y para equilibrar el dardo durante el vuelo.

Otra de las diferencias importantes con las jeringuillas que se usan en los hospitales es que los dardos tranquilizantes no tienen un émbolo para inocular el contenido manualmente. En su lugar llevan una doble cámara. La delantera es la que lleva el líquido. La trasera lleva aire comprimido que se sella mediante una pequeña tapa de goma.

Gif: Joerg Sprave (YouTube)

Para cargar el dardo, primero hay que retirar el sello de goma para que no haya presión. Después se abre el depósito delantero retirando la aguja y se llena con la dosis de fármaco deseada. Finalmente, se vuelve a poner la aguja y el sello en posición con ayuda de una jeringuilla especial. Al impactar, la propia piel del animal empuja hacia atrás un pequeño sello de silicona que rodea a la aguja. Ese sello evita que el líquido se derrame durante el vuelo. El aire a presión de la cámara trasera empuja entonces el líquido dentro del organismo en un proceso que dura un par de segundos.

Com explica el bueno de Joerg, los dardos tranquilizantes no hacen una buena arma de autodefensa. Hay muy pocas sustancias que puedan dormir a una persona en segundos, y esas sustancias están severamente controladas. Su uso es casi 100% veterinario. [vía JoergSprave]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key