Un golpe de calor es una afección grave que puede provocar convulsiones, fallos en los órganos y muchos más problemas. Antes de sufrir un golpe de calor, experimentarás un estado más leve llamado agotamiento por calor. Conocer los síntomas de ambos puede ayudarte a mantenerte a salvo este verano.

Advertisement

Ambos estados ocurren cuando el cuerpo se sobrecalienta. Normalmente, nuestros cuerpos intentan enfriarnos llevando sangre caliente de nuestro corazón a la superficie de la piel, donde expulsamos ese calor a nuestro entorno. La evaporación proveniente de la sudoración también ayuda a refrescar nuestra piel. Los problemas comienzan cuando el ambiente está demasiado caliente o demasiado húmedo para que estos mecanismos funcionen.

¿Quién puede sufrir enfermedades relacionadas con el calor?

El golpe de calor en personas sanas a menudo está asociado con el ejercicio, ya que aumenta nuestra temperatura corporal. Se da este caso especialmente si no estás en forma o si estás acostumbrado a hacer ejercicio en un clima más fresco. A medida que te acostumbres moverte con calor, tu cuerpo aprenderá a enfriarse más eficientemente.

Advertisement

Cosas que aumentan la probabilidad de sufrir agotamiento y golpes de calor:

  • Hacer ejercicio en condiciones de alta temperatura y humedad.
  • Mala preparación física.
  • Ser grande (ya seas obeso o muy musculoso).
  • Deshidratación.
  • Utilizar cierto equipamiento, como espinilleras de fútbol o equipo de escalada.
  • Beber alcohol.
  • Uso de ciertos medicamentos o suplementos, incluidos beta bloqueadores y diuréticos.
  • Cualquier enfermedad o discapacidad que hace que te sea más difícil bajar tu temperatura corporal

Advertisement

Signos y síntomas del agotamiento por calor

El agotamiento por calor ocurre cuando tu temperatura corporal es elevada, pero no lo suficiente como para afectar al cerebro. Si un amigo o tú mostráis signos de confusión, por ejemplo, puedes suponer que es un golpe de calor y buscar ayuda médica de inmediato.

Según el CDC, los signos y síntomas de agotamiento por calor pueden incluir:

  • Mareos
  • Vómitos y náuseas
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga o debilidad
  • Fuertes sudores
  • Piel pálida, fría y húmeda
  • Pulso rápido y débil

Si empiezas a sentir estos síntomas, comienza a enfriarte de inmediato: ponte a la sombra o bajo el aire acondicionado, quítate ropa, toma alguna bebida fría y estate atento a cualquier señal que indique si te sientes mejor o peor. Si no te has recuperado en una hora, busca ayuda médica.

Advertisement

Signos y síntomas de un golpe de calor

El golpe de calor ocurre cuando la temperatura del cuerpo es extremadamente alta (más de 40º, tomada rectalmente) y puede afectar tanto al cerebro como al cuerpo.

El golpe de calor es una afección grave, por lo que si sospechas que estás sufriendo uno, busca ayuda médica de inmediato. Si estás en un evento con personal médico (como en una maratón o en un partido de fútbol), avísales. De lo contrario, llama al 911 o al número de emergencia de tu área. Los signos de un golpe de calor pueden incluir algunos de los síntomas anteriores, como dolor de cabeza, mareos y náuseas, además de:

  • Confusión, irritabilidad o alucinaciones
  • Desmayos o síncopes
  • Problemas para andar
  • Convulsiones
  • Piel roja, con o sin sudor

Puedes ayudar a la persona a que se enfríe mientras esperas ayuda. El personal médico puede decidir cuál es la mejor forma de enfriar a la persona antes de llevarla a un hospital, pero eso depende de si necesita algún otro tratamiento médico. La forma ideal de enfriar a una persona que ha sufrido un golpe de calor es ponerla en una bañera de agua fría con hielo y mover el agua constantemente.

Advertisement

Si eso no es posible, una ducha o un manguerazo fríos pueden funcionar, o usar toallas húmedas y frías por el cuerpo de la persona y cambiarlas cada tres minutos o cuando dejen de estar frías.