¬ŅY si te dijera que las impresoras no solo han estado colocando c√≥digos secretos en la mayor√≠a de las p√°ginas impresas durante d√©cadas, sino que tambi√©n durante m√°s de 20 a√Īos nadie hab√≠a tenido ni la m√°s remota idea de que esto pasaba? Nadie excepto el gobierno de Estados unidos. Para ser m√°s exactos, el FBI.

Y si lo saben es precisamente porque esos códigos están ahí para permitir a los investigadores de la agencia rastrear posibles falsificadores. Esto ocurre desde la década de 1980, cuando las fotocopiadoras a color estaban empezando a ser tremendamente populares.

Entonces el gobierno de Estados Unidos comenzó a preocuparse de que la gente pudiera usar las impresoras a color para, por ejemplo, copiar dinero. Si antes del boom de las máquinas un estafador debía tener su propia imprenta para copiar billetes, ahora ya no hacía falta, al menos esa era la teoría.

Al mismo tiempo, la compa√Ī√≠a Xerox quer√≠a asegurar al gobierno que no hab√≠a forma de que alguien fuera capaz de usar sus fotocopiadoras para realizar las copias de dinero, as√≠ que desarrollaron de forma secreta una forma de incluir en cada papel impreso un mapa de la fuente con informaci√≥n extra.

¬ŅLa clave? Unos peque√Ī√≠simos puntos amarillos, puntos que todav√≠a hoy cubren casi todos los pedazos de papel impresos. Para que nos hagamos una idea, son tan diminutos que tienen un di√°metro de 1/10 de mil√≠metro, raz√≥n por la que son casi imperceptibles a la vista.

Advertisement

Los puntos se hicieron de color amarillo intencionadamente para que cuando se imprimieran en papel blanco nadie lo notara. De hecho, incluso si ahora sabes que est√°n ah√≠ y acudes a observar un papel impreso, la √ļnica forma de verlos claramente es pasar el brillo de una luz LED por la p√°gina y luego mirar con mucho cuidado usando una lupa.

Captura de pantalla: YouTube

Advertisement

Esta es la razón por la que nadie se fijó en ellos durante tanto tiempo. Dicho esto, si observas los puntos, verás que están dispuestos al azar por la página, aunque la ubicación no es aleatoria en absoluto: es un código.

Con el tiempo, cuando se hicieron p√ļblicos, muchos no tardaron en romper el c√≥digo y averiguar exactamente la informaci√≥n que ofrec√≠an al FBI. Los puntos se imprimieron en una cuadr√≠cula de 7 x 15, y cada columna representaba algo diferente. Seg√ļn sus posiciones cuando se trazan en una cuadr√≠cula, denotan horas, minutos, fechas y n√ļmeros espec√≠ficos.

Advertisement

Captura de pantalla: YouTube

Por ejemplo, una columna representa la hora o la fecha exactas en que se imprimieron las p√°ginas en cuesti√≥n. Adem√°s, los puntos tambi√©n codifican un n√ļmero de serie para la impresora.

Advertisement

Unos n√ļmeros que en realidad representan lo que se conoce como contador de 7 bits, el cual puede representar cualquier n√ļmero entre 1 y 127. Hay 7 puntos en un contador de 7 bits, y cada uno representa un n√ļmero diferente. De esta forma, puedes combinar los n√ļmeros hasta llegar a esa cifra de 127.

Advertisement

Por otro lado, cada columna tiene un n√ļmero que est√° escrito en un c√≥digo binario. La primera y cuarta columnas muestran qu√© hora era, la cuarta la hora y la primera el minuto.

Como dec√≠amos al comienzo, nadie se dio cuenta de esto durante dos d√©cadas. Fue en el a√Īo 2004 cuando comenzaron a circular rumores y el medio PC World fue el encargado de dar la noticia de que su impresora era, efectivamente, un ‚Äúdoble agente‚ÄĚ.¬†

Advertisement

No sabemos cu√°ntos falsificadores logr√≥ capturar el FBI hasta ese momento, pero s√≠ sabemos que, seg√ļn los propios especialistas en falsificaci√≥n del gobierno de Estados Unidos, dichos c√≥digos han sido ‚Äúextraordinariamente √ļtiles‚ÄĚ durante todo este tiempo. [Half as Interesting]