Imagen: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Espa√Īol

El gobierno de Espa√Īa pretende tomarnos por idiotas. Esta semana se filtr√≥ el borrador de un decreto ley que modificar√° la Ley de Propiedad Intelectual para seguir cobrando un canon por nuestro derecho a hacer copias privadas.

Como ya nadie hace copias privadas, el nuevo canon digital contempla de alguna manera las descargas offline de fuentes como Netlfix y Spotify.

Advertisement

¬ŅCanon digital? ¬ŅNo era ilegal?

El canon digital es un impuesto que se paga en numerosos países para compensar a los autores de contenidos con copyright por las supuestas copias que se hacen de sus trabajos en el ámbito privado.

El problema es que el gobierno de Espa√Īa aplic√≥ el canon de manera tan indiscriminada que acabaron pagando sobre todo los profesionales y la Administraci√≥n P√ļblica, que no usaban los soportes gravados para hacer copias privadas sino para almacenar otro tipo de contenido. De ah√≠ que el Tribunal de Justicia europeo declarara ilegal el canon a la espa√Īola.

Advertisement

Al suprimirse el famoso canon digital, las entidades de gesti√≥n de los derechos de propiedad intelectual (la SGAE y compa√Ī√≠a) se quedaron descapitalizadas. Al parecer, el gobierno tiene mucho miedo a las presiones de estas entidades que velan por los autores, as√≠ que anda buscando la manera de recaudar el canon como sea. Esta vez, asegur√°ndose de que queden excluidos de antemano profesionales y Administraci√≥n P√ļblica.

Del artículo 25:

Quedarán exceptuadas del pago de la compensación:

  • Las Administraciones P√ļblicasÔĽŅ para uso profesional en el ejercicio exclusivo de su actividad.
  • Personas jur√≠dicas o f√≠sicas que act√ļen como consumidores finales, que justifiquen el destino exclusivamente profesional del equipo.
  • Quienes cuenten con la preceptiva autorizaci√≥n para llevar a efecto la correspondiente reproducci√≥n de obras.

Advertisement

Qué tienen que ver Netflix y Spotify en todo esto

El problema es que llevamos 14 a√Īos de legislaciones sobre la copia privada y hoy en d√≠a nadie hace ya copias privadas. ¬ŅQui√©n hace una copia de un DVD o de un Blu-ray en la era de Netflix? El canon se pens√≥ para usuarios que ahora son una minor√≠a muy marginal. Los consumidores vemos pel√≠culas y escuchamos m√ļsica en streaming. ¬ŅC√≥mo se justifica entonces un canon digital para seguir recaudando dinero para las entidades de gesti√≥n?

F√°cil, modificando la definici√≥n de copia privada para incluir tambi√©n la reproducci√≥n ‚Äúa partir de fuentes l√≠citas‚ÄĚ. Con la nueva ley quedar√≠an incluidas en la definici√≥n de copia privada las pel√≠culas offline de Netflix, las listas descargadas de Spotify o las copias que tenemos de libros electr√≥nicos comprados en la tienda Kindle de Amazon. Solucionado.

Advertisement

‚ÄúA las entidades de gesti√≥n les interesa ensanchar como sea el concepto de copia privada‚ÄĚ, explica Carlos S√°nchez Almeida, abogado especializado en la Ley de Propiedad Intelectual y parte de Bufet Almeida. ‚ÄúEsto hace que puedan cobrar a consumidores finales por todo tipo de dispositivos‚ÄĚ.

Cómo vamos a pagar el nuevo canon digital

El canon no lo pagaremos directamente los consumidores, sino ‚Äúlos fabricantes en Espa√Īa de equipos, aparatos y soportes materiales de reproducci√≥n, en tanto act√ļen como distribuidores comerciales‚ÄĚ.

Advertisement

Es decir, los vendedores de todo tipo de dispositivos capaces de reproducir contenido con copyright (m√≥viles, tablets, discos duros externos...) tendr√°n que a√Īadir al precio de estos dispositivos la tasa del futuro canon para que repercuta en nosotros, sin importar lo que vayamos a almacenar dentro.

Los comerciantes tendrán que llevar, por lo tanto, una triple contabilidad: la de su negocio, la de los impuestos y una nueva contabilidad que va a ser la de las entidades de gestión. Dejarán apartado un dinero por cada móvil que vendan y harán un ingreso cada mes para las entidades de gestión.

‚ÄúUn aut√©ntico desprop√≥sito‚ÄĚ

Lo escandaloso del nuevo canon digital es que el gobierno pretenda sacarlo como decreto ley. El borrador habla del canon digital como una ‚Äúurgente y extraordinaria necesidad‚ÄĚ, una frase que no est√° puesta as√≠ por casualidad ya que el art√≠culo 86.1 de la Constituci√≥n permite legislar sin el escrutinio del Parlamento en caso de necesidades urgentes y extraordinarias.

Advertisement

‚ÄúEs un desprop√≥sito que lo saquen como extraordinaria y urgente necesidad porque esto no es una inundaci√≥n ni un terremoto, esto es una salida de tiesto importante para hurtar el asunto del debate p√ļblico‚ÄĚ, comenta S√°nchez Almeida. Hecha la ley, hecha la trampa: con las modificaciones, una orden ministerial permitir√° gravar sin ning√ļn tipo de control toda clase de dispositivos con un nuevo canon digital.

‚ÄúNo me extra√Īar√≠a que el PP propusiera el decreto y el PSOE mirase para otro lado‚ÄĚ, dice Carlos S√°nchez Almeida. ‚ÄúPero me parecer√≠a una barbaridad que esto se aprobase por decreto ley‚ÄĚ.