Si crees que hacer llorar al espectador es tan sencillo como poner m√ļsica triste durante las escenas tristes es porque no has prestado suficiente atenci√≥n en las pel√≠culas de Pixar. En Pixar son unos maestros para manipular emociones, y uno de sus trucos es hacer justo lo contrario: escenas tristes, m√ļsica alegre.

Advertisement

Lo que nos desgarra por dentro es el contraste entre lo que vemos y lo que escuchamos. Como cuando Boo está llorando desconsolada en Monster’s Inc porque Sully le acaba de dar un susto de muerte y empieza a sonar Boo’s Tired, una melodía dulce y tranquila. O cuando el Sr. Fredricksen se ha quedado solo en la vida y sigue de fondo la alegre Married Life del principio de Up.

Sideways descubrió el patrón y explicó cómo funciona en su canal de YouTube:

Claro que Pixar no se queda ah√≠ y a√Īade otro nivel de genialidad para pillarnos totalmente desprevenidos. Si te fijas, siempre nos introducen los temas principales al principio de la pel√≠cula, asoci√°ndolos a un personaje o una situaci√≥n. Y despu√©s los repiten a medida que avanza la historia, aunque sea sutilmente, por ejemplo con un solo de piano en lugar de una orquesta. Pero la melod√≠a est√° ah√≠, y vuelve cuando menos la esperamos y m√°s vulnerables somos.

Advertisement

En el caso de Up, la melodía del principio vuelve a sonar convertida en The Ellie Badge cuando el Sr. Fredricksen decide regalarle a Russel la insignia de Ellie, su mujer. En Monster’s Inc, la canción de Sully y Boo suena otra vez cuando los dos se reencuentran. Y en la escena más lacrimógena de Toy Story 3, cuando Andy decide regalar finalmente sus juguetes, suena So Long, un tema con referencias a You’ve got a friend in me de la primera película de Pixar. [Sideways]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.