Hace dos a√Īos la NASA puso en marcha la misi√≥n GRAIL (Gravity Recovery and Interior Laboratory), que consisti√≥ en lanzar dos sat√©lites, bautizados como Ebb y Flow, para mapear la superficie de la Luna. El objetivo: conocer c√≥mo se form√≥ el √ļnico sat√©lite natural de la Tierra. La imagen de arriba, un mapa de gravedad de la Luna, creado a partir de los datos recogidos por Ebb y Flow, ayuda a descifrar el misterio.

Las regiones en azul son zonas con menor gravedad que las zonas en rojo. El análisis de los datos de la misión GRAIL indica que la Luna tiene una corteza exterior más fina de lo que se creía, de unos 40 kilómetros de profundidad, y una composición general muy similar a la de la Tierra.

Los resultados de la misi√≥n apoyan la hip√≥tesis generalizada de que la Luna se form√≥ en realidad a partir de material de la Tierra tras una tremenda explosi√≥n que tuvo lugar en el Sistema Solar hace 4.500 millones de a√Īos.

Tras completar su misi√≥n, los sat√©lites Ebb y Flow fueron estrellados contra la superficie de la Luna a una velocidad de unos 6.000 kil√≥metros por hora. Hace unos meses se publicaron de hecho las √ļltimas im√°genes que captaron antes de estrellarse. Se muestran en el v√≠deo debajo. Sin duda, es la mejor despedida posible. [NASA]