Foto: Nikolas Bentel en Instagram

El ser humano tiene una larga trayectoria art√≠stica en lo que refiere a dibujar penes. El √ļltimo gran cap√≠tulo de ese gran libro dedicado al arte figurativo genital masculino lo protagoniza un artista neoyorkino llamado Nikolas Bentel. La parte m√°s rara es que el lienzo que ha escogido no estaba vac√≠o.

Advertisement

Para su obra (más bien una performance), Bentel quería usar de base una obra de arte ya existente, y cuando decimos usar de base, nos referimos a destrozarla. Por si todavía estás pensando que esto es la ocurrencia de un artista, se trata de un proyecto avalado por la incubadora de talentos del Nuevo Museo de Arte (New Museum) de Nueva York.

Bentel logró hacerse con un original del pintor pop Robert Rauschenberg, lo dividió en una cuadrícula y procedió a vender su superficie de 30x22 cm como espacio publicitario un precio de algo más de 90 dólares por unidad. El artista completó el espacio sobrante con el meme de Nick Young confuso, el logotipo de McDonalds y un pene esquemático sobre fondo verde brillante.

Advertisement

Nikolas Bentel, por cierto, no sabe a ciencia cierta si los espacios contratados pertenecen realmente a las marcas que aluden o han sido contratados por terceros. Lo que sí sabe es que la profanación de la obra de Rauschenberg le ha salido muy bien. La subasta de la obra comienza en 20.000 dólares, el doble del precio de la original. Los fondos irán destinados a una fundación para artistas sin recursos. [vía Motherboard]