Foto: AP Images.

Cuando Martin Shkreli habló con Gizmodo en septiembre de 2017, dijo que no pasaría ni un solo día en la cárcel. Resulta que estaba equivocado.

Shkreli ha sido sentenciado el d√≠a de hoy a siete a√Īos de c√°rcel por la jueza de distrito Kiyo Matsumoto, durante una audiencia en la ciudad de Brooklyn, Estados Unidos, condena que incluir√° el tiempo que ha pasado en prisi√≥n desde que fue encarcelado en septiembre. Shkreli llor√≥ mientras le dec√≠a al juez que ‚Äúya no es la misma persona que fue alguna vez‚ÄĚ. Los fiscales hab√≠an solicitado una sentencia de 15 a√Īos, mientras que sus abogados ped√≠an entre 12 y 18 meses.

Advertisement

La jueza dijo que los correos electr√≥nicos enviados por Shkreli ponen en duda su supuesto arrepentimiento, mencionando que una vez escribi√≥ ‚Äúque se jodan los federales‚ÄĚ y se jactaba de que no pasar√≠a tiempo en prisi√≥n. Tampoco fue una buena se√Īal que el abogado de Shkreli dijo en la corte que en varias ocasiones le provoc√≥ golpear a su cliente en la cara.

Los abogados de Shkreli argumentaron que no deber√≠a ser sentenciado con una condena muy severa ‚Äúsimplemente por ser Martin Shkreli‚ÄĚ, algo que hoy en d√≠a es lo mismo que decir que es un imb√©cil.

‚ÄúTengo la edad suficiente como para ser su padre‚ÄĚ, coment√≥ Benjamin Brafman, abogado de Shkreli, antes de que la jueza emitiera la sentencia. ‚ÄúHay momento en los que quiero abrazarlo, pero tambi√©n hay momentos en los que quiero golpearlo en la cara por las cosas que ha dicho‚ÄĚ.

Advertisement

Esta semana se le orden√≥ a Shkreli entregar 7,36 millones de d√≥lares en activos, incluyendo el √°lbum √ļnico de Wu‚ÄďTang que compr√≥ por 2 millones de d√≥lares, llamado Once Upon a Time in Shaolin. Shkreli fue declarado culpable de dos cargos de fraude de valores (o fraude de inversi√≥n) en agosto de 2017, despu√©s de mentirle a sus inversionistas.

Shkreli se hizo famoso en todo el mundo en septiembre de 2015, cuando decidi√≥ aumentar el precio de un medicamento para el VIH llamado Daraprim de 13,50 d√≥lares a 750 d√≥lares por cada pastilla. Durante la controversia y el juicio posterior, parec√≠a que Shkreli, un hombre de 34 a√Īos, saboreaba el odio que recib√≠a por parte de la prensa, pero recientemente escribi√≥ una carta (o quiz√°s su abogado) bastante diferente dirigida la jueza del caso.

El exdirector ejecutivo de Turing Pharmaceuticals se encuentra en la c√°rcel desde el mes de septiembre, cuando la jueza Matsumoto revoc√≥ la fianza de Shkreli despu√©s de ofrecer una recompensa de 5.000 d√≥lares en Facebook a quien le llevara un mech√≥n del cabello de Hillary Clinton. Despu√©s retir√≥ la publicaci√≥n asegurando que era ‚Äús√°tira‚ÄĚ, pero eso no logr√≥ mantenerlo en libertad.

Advertisement

‚ÄúHe aprendido una lecci√≥n muy dolorosa‚ÄĚ, escribi√≥ Shkreli en la carta que envi√≥ a la jueza en febrero. ‚ÄúNunca m√°s voy a omitir algo o enga√Īar, bien sea con intenci√≥n o sin ella‚ÄĚ.

‚ÄúHay formas de comunicaci√≥n que eliminan la posibilidad de dudas y las interpretaciones alternativas de los hechos. Tomo responsabilidad de mis actos‚ÄĚ, continu√≥. ‚ÄúFue un error, fui un tonto. Deber√≠a haberlo hecho mejor‚ÄĚ.

Los fiscales no quedaron convencidos.

‚ÄúShkreli usa esta carta para intentar desviar la culpa de sus acciones:a sus v√≠ctimas, al gobierno a las redes sociales o a los ‚Äėdemonios que me persiguen‚Äô‚ÄĚ, argumentaron los fiscales mientras ped√≠an una sentencia de 15 a√Īos. ‚ÄúShkreli no ha reconocido ni una sola vez que minti√≥ a sus inversionistas y cometi√≥ fraude‚ÄĚ.

Advertisement

Shkreli nunca fue condenado por nada relacionado a su repugnante negocio basado en aumentar ls precios de medicinas, sino por algo completamente distinto. El exempresario defraud√≥ a sus inversionistas en dos fondos de cobertura bajo su responsabilidad, y minti√≥ acerca de una compa√Ī√≠a que fund√≥ en 2011 llamada Retrophin, para mantener el precio de sus acciones inflado de manera artificial.

Aunque la jueza enfatizó que la sentencia de Shkreli es el resultado de sus crímenes y no de su conducta, parece imposible que cosas como el encargo del cabello de Hillary Clinton no influyeran en la severidad de su castigo.

Esta semana los fiscales dijeron a la corte que deber√≠an ‚Äúconsiderar la conducta reprensible de Shkreli hacia el p√ļblico‚ÄĚ al decidir su sentencia, se√Īalando que su ‚Äúincapacidad para reconocer que sus acciones constitu√≠an delitos, junto a su desd√©n por el sistema de justicia penal, demuestran que es probable que Shkreli cometa cr√≠menes similares en el futuro‚ÄĚ.

Advertisement

‚ÄúNuestra solicitud pudo ser mucho peor‚ÄĚ, afirmaron los fiscales a la jueza mientras defend√≠an su solicitud de 15 a√Īos de c√°rcel. ‚ÄúNo nos propusimos a estudiar a√Īos de tweets que podr√≠amos haber usado para pedir m√°s tiempo‚ÄĚ.

¬ŅQu√© har√° Shkreli en prisi√≥n? Seg√ļn coment√≥ a Gizmodo el pasado mes de septiembre, si era encarcelado todav√≠a ser√≠a capaz de ‚Äúhacer papel‚ÄĚ (dinero) desde dentro de la prisi√≥n. No est√° claro si Shkreli, quien seg√ļn el juez Matsumoto tiene un valor neto de 27 millones de d√≥lares, todav√≠a planea ‚Äúhacer papel‚ÄĚ mientras cumple su sentencia. Quiz√°s la c√°rcel tiene una clase de c√≥mo hacer papiro.