Murad Osmann es un fotógrafo ruso que ha hecho de su página de Instagram una galería sorprendente. A su novia y a él les gusta viajar por todo el mundo y en cada destino toma una imagen con su teléfono de su novia tirando de su mano.

La historia comenzó hace unos años durante un viaje a Barcelona, mientras ella protestaba por su insistencia en tomar fotografías. Ahora es todo un un proyecto fotográfico, bautizado como "Follow Me", en el que ha capturado escenas de Bali, la India, Londres, Hong Kong o Singapur. También imágenes más mundanas como una tarde en Ikea o un paseo por el campo.

Murad usa un iPhone como cámara y edita las fotos con Camera+, añadiendo un filtro de alto rango dinámico (HDR) para conseguir el efecto de color saturado, casi de cómic, en sus fotografías. Si quieres ver docenas de ejemplos, no dejes de pasarte por su página en Instagram. [Reddit]