¿Puede volar una silla de Ikea? Claramente sí, si la ponemos en las manos adecuadas. Esas manos son las del equipo de FlyTest, que han transformado una silla Jokkmokk de la popular compañía sueca y han emprendido el Ikea Hack definitivo, uno que surca los cielos.

Advertisement

La silla es solo el centro de la estructura, en FlyTest le añaden un rudimentario fuselaje y ruedas para poder despegar. Tanto las alas como los alerones son grandes láminas de cartón reciclado de otros experimentos en su taller. El motor y la hélice son los componentes más difíciles de encontrar, pero por lo demás el experimento es digno de aplauso.

Todo el diseño se hace prácticamente sin planos y en menos de seis horas. El entusiasmo de estos locos del aire cuando logran hacer despegar la silla es el mejor premio. [vía YouTube]