Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Descubre que el cuerpo de su madre donado para la ciencia acabó en pruebas de bombas para el ejército de EE.UU.

Captura de pantalla: ABC15

Cuando Doris Stauffer murió en 2014 con 73 años llevaba varios años luchando contra la enfermedad del Alzheimer. Por eso su hijo acabó donando el cerebro de la madre para la investigación de la enfermedad. Sin embargo, el cuerpo de Doris terminó siendo utilizado para pruebas y experimentos de bombas.

La historia la cuenta esta semana Fox News, quienes explican que el cuerpo de la mujer acabó siendo vendido al ejército de Estados Unidos. Según Jim Stauffer, el hijo que no daba crédito al hallazgo:

Lo que sabemos ahora es que su cuerpo terminó atado a una silla en algún tipo de aparato, y que luego se produjo una detonación debajo de ella para tener una idea de lo que atraviesa al cuerpo humano cuando un vehículo es golpeado por un IED en carretera.

Advertisement

Jim ha explicado a los medios que antes de morir acordó con su madre que donarían su cerebro a la ciencia. Sin embargo, unas horas antes de su muerte, la compañía con la que había acordado la donación rechazó el acuerdo. Jim buscó rápidamente en otros servicios de donación hasta encontrar el Centro de Recursos Biológicos (BRC).

Los empleados de BRC llegaron a los 45 minutos de la muerte de Doris. Firmó el papeleo requerido por la compañía y rechazó explícitamente su solicitud de usar su cadáver en experimentos con explosivos. Según el hijo:

Existía un epígrafe en el papeleo sobre la realización de este tipo de cosas. Hablaban de realizar pruebas médicas que pueden involucrar explosiones, y dijimos que no. Marcamos la casilla “no” en todas las opciones.

Unos días más tarde le enviaron una caja con lo que supuestamente contenía la mayoría de las cenizas de la madre, información mínima sobre el proceso realizado, y un número de identificación, pero en ningún caso le informaron de qué forma habían utilizado el cuerpo en BRC.

Dos años más tarde, en 2016, la agencia Reuters informaba a Stauffer de lo que BRC realmente hizo con el cuerpo de su madre: había sido uno de los 20 cuerpos donados a BRC y vendidos a un contratista militar para experimentos del ejército sin el consentimiento de las familias. Su cadáver se había amarrado a una silla antes de ser volado por los aires. Cada uno de los cuerpos tenía un precio estimado en 5.800 dólares. 

Advertisement
Captura de pantalla: ABC15

El Pentágono se defiende diciendo que en BRC “fueron deshonestos” sobre las partes del cuerpo que les había vendido. El ejército dice que se habían involucrado en el negocio con falsas pretensiones y que creían que los miembros de las familias dieron su consentimiento explícito a BRC para usar los cuerpos en pruebas de explosivos.

Advertisement

La investigación abierta la contamos la semana pasada, momento en que el FBI encontró un cubo lleno de cabezas, e incluso un cuerpo cosido en un centro de donación de cuerpos, BRC.

Mientras, Jim Stauffer dice sentirse profundamente sorprendido ante la falta de humanidad de entidades de donación con fines de lucro como BRC:

Me siento como un idiota. No suelo ser una persona que confía mucho, pero en esta situación, no tienes ni la menor idea de que esto puede estar sucediendo, simplemente confías, y creo que la confianza es de lo que se alimentaban.

Advertisement

BRC cerró oficialmente en 2014. Su propietario, Stephen Gore, y el negocio, tienen una demanda civil contra ellos a la que Stauffer se acaba de unir. Dicha demanda alega que Gore y sus instalaciones se aprovecharon de familias de bajos ingresos, particularmente de personas sin educación en medio del luto, y que por lo tanto eran más vulnerables a la trama de BRC. [Reuters, Fox News, ABC]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key