Es un hecho probado que los elefantes apenas sufren de tumores. Sin embargo, en teoría no debería ser así. El fenómeno se conoce como Paradoja de Peto. Un grupo de investigadores de la Universidad de Utah acaba de descubrir el secreto de esa peculiar resistencia al cáncer.

La Paradoja de Peto es una observaci√≥n realizada por el epidemi√≥logo de la Universidad de Oxford Richard Peto. Seg√ļn esta observaci√≥n, si la probabilidad de carcinog√©nesis es constante en las c√©lulas, a mayor n√ļmero de c√©lulas, mayores deber√≠an ser las posibilidades de contraer c√°ncer. Podemos entender la paradoja como una especie de loter√≠a. Cada c√©lula es un boleto para desarrollar la enfermedad. A m√°s boletos de loter√≠a, m√°s posibilidades deber√≠a haber de contraer c√°ncer.

Advertisement

Sin embargo, esta norma no se cumple. Más bien es al revés. Los animales grandes, que tienen muchas más células en sus organismos, parecen desarrollar muchos menos tumores. En el caso concreto de los elefantes, solo el 5% de estos animales mueren de cáncer frente a una cifra de entre el 11 y el 25% de seres humanos que fallecen por esta enfermedad.

La explicaci√≥n obvia es que la evoluci√≥n ha desarrollado alg√ļn m√©todo para proteger los organismos pluricelulares de la enfermedad, pero hasta ahora no se conoc√≠a con exactitud cu√°l era ese m√©todo en los elefantes. El doctor Joshua Schiffman y su equipo ha resuelto el misterio tras analizar muestras de sangre de decenas de elefantes.

Advertisement

EL secreto de esta resistencia al c√°ncer es un gen llamado P53. Se trata de un gen muy antiguo que est√° presente en todos los animales pluricelulares. Su funci√≥n es bloquear la replicaci√≥n celular cuando detecta da√Īo en el ADN. Los seres humanos tenemos una copia de este gen. Los elefantes tienen al menos 20 copias por parte de cada progenitor.

En otros animales especialmente grandes y longevos como la ballena jorobada se han descubierto otros métodos de duplicación de genes que reducen el riesgo de cáncer en sus masivos organismos. El descubrimiento permitirá desarrollar nuevas herramientas de detección temprana de tumores en seres humanos, así como posibles tratamientos preventivos de la enfermedad. [Bioarxiv vía New Scientist]

Foto: Lara Zanarini / Shutterstock

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter o Facebook :)