Casi como si fuesen sastres a escala nanométrica, un grupo de científicos de la Universidad Rice, en Estados Unidos, han descubierto cómo ajustar los bordes de una lámina de grafeno. Lejos de servir para hacer un bonito dobladillo, la técnica en teoría abre la puerta a nuevos dispositivos de este material.

El grafeno es una sustancia formada por una lámina de carbono puro de un átomo de grosor. Estos átomos de carbono están dispuestos en un patrón hexagonal completamente regular. La distancia entre uno y otro en la red es la misma. Lo que han descubierto los investigadores es que la fuerza y la temperatura a la que se separan los átomos modifica su alineación, creando bordes irregulares.

Lo interesante es que, al alterar el corte de la l√°mina de esta forma, se modifican las propiedades del material. Concretamente, han logrado que el grafeno se comporte como un semiconductor de manera estable y, lo m√°s importante, personalizable.

Para lograr fracturar el patrón natural del grafeno, tuvieron que calentarlo a más de 700 grados centígrados y aplicar fuerzas diferentes en el eje de cada hexágono. En el estudio, publicado en el diario de la Sociedad Real de Química, afirman que estas estructuras modificadas son mucho más estables. Una característica ideal al crear electrónicos para diversas aplicaciones.

Advertisement

Los cient√≠ficos a√ļn hacen pruebas con simulaciones por computadora para encontrar una manera de manipular con m√°s precisi√≥n la estructura del grafeno. De lograrlo, el material podr√≠a usarse como semiconductor, y sus aplicaciones en electr√≥nica se multiplicar√≠an. [Nanoscale v√≠a Phys.org]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)