Foto: Pixabay

Si vives en Vermont, Massachusetts o New Hampshire, vives bajo una descomunal corriente de magma ascendente. Los geofísicos acaban de descubrir su existencia y, aunque en el futuro podría dar lugar a erupciones volcánicas, aseguran que de momento no hay nada que temer.

Advertisement

Se suponía que el estado de Nueva Inglaterra no era especialmente activo desde el punto de vista volcánico, pero el descubrimiento demuestra una vez más lo poco que sabemos sobre el interior de nuestro propio planeta. La corriente es una enorme burbuja que asciende poco a poco a través de la corteza terrestre. Su detección ha sido posible gracias al programa EarthScope de la Fundación Nacional para la Ciencia de Estados Unidos.

El programa Eqrthscope instal√≥ miles de peque√Īos sism√≥grafos a lo largo y ancho del pa√≠s para monitorizar las placas tect√≥nicas que afectan al continente norteamericano y prevenir posibles volcanes o terremotos. Un equipo de investigadores de la Universidad de Rutgers coordinado por el geof√≠sico Vadim Levin ha usado estos datos s√≠smicos para reconstruir una imagen del subsuelo. Esa imagen ha revelado la burbuja de magma bajo Nueva Inglaterra.

Levin explica que no hay absolutamente nada que temer porque la corriente tardar√° miles, probablemente millones de a√Īos en alcanzar la superficie. Lo realmente importante del descubrimiento es que muestra la efectividad de las redes de sism√≥grafos port√°tiles como mecanismo para asomarnos a nuestro subsuelo. El siguiente paso de Levin y su equipo es averiguar por qu√© se ha generado esta corriente en esta regi√≥n concreta. [Universidad de Rutgers v√≠a Tech Times]