Playa de Torrey Pines, en California. Foto: tommy chheng

La falla de San AndrĂ©s es el enemigo pĂșblico nĂșmero uno cuando se trata de provocar terremotos en California, pero eso no quiere decir que sea la Ășnica fuente de seĂ­smos. Un nuevo estudio apunta a que una nueva falla de la que preocuparse. Recorre San Diego, Orange County y Los Angeles.

Advertisement

La región inestable se llama falla de Newport Inglewood Rose Canyon. Si tiene un nombre tan largo es porque hasta ahora se pensaba que eran dos fallas pequeñas independientes. Un estudio realizado por Valerie Sahakian, del Servicio Geológico de Estados Unidos, revela que en realidad ambas fallas forman parte del mismo sistema, una grieta que discurre muy pegada a la costa de California y que en localidades como Newport Beach o La Jolla lo hace por debajo de poblaciones.

Localidad de Newport Beach, justo sobre la nueva falla. Foto: Slices of Light

AdemĂĄs de comprobar que se trata de la misma falla, Sahakian ha descubierto que en realidad su anchura es mucho menor de lo que se creĂ­a (alrededor de dos kilĂłmetros en lugar de los 4,8 que se estimaban hasta ahora). Es otra mala noticia, porque la proximidad de ambas vertientes hace que haya mĂĄs probabilidades de roce, y por tanto de que se produzcan temblores.

Advertisement

Las mediciones de Sahakian y su equipo permiten predecir que, si todos los segmentos de la falla de Newport Inglewood Rose Canyon se rompieran a la vez, provocarĂ­a un terremoto de alrededor de 7,4 grados en toda la regiĂłn. De momento esta ruptura total no se ha producido en al menos 11.000 años, pero las rupturas parciales tambiĂ©n son peligrosas. La Ășltima, en 1933, provocĂł un terremoto de 6,4 grados en el que perdieron la vida 115 personas.

Afortunadamente, la falla acumula tensiĂłn a solo una dĂ©cima parte de la velocidad de su vecina, la falla de San AndrĂ©s. Esta Ășltima sigue teniendo el dudoso tĂ­tulo de generador de terremotos mĂĄs peligroso de toda California. [Servicio GeolĂłgico de Estados Unidos vĂ­a NY Times]