El pasado lunes, la marina real británica y la policía de Londres cerraron temporalmente el aeropuerto de London City. El motivo era una bomba de la Segunda Guerra Mundial que apareció en el río Támesis, junto a las pistas. Hoy por fin, expertos de la marina han procedido a su voladura controlada en el mar.

Advertisement

Toda precaución es poca cuando se trata de un artefacto explosivo de metro y medio de longitud y 500 kilos de peso. La bomba fue extraída con éxito de la zona en obras donde apareció y transportada a 60 kilómetros de distancia. Una vez lejos de la costa, un equipo de artificieros de la Marina Real Británica conectaron varios detonadores a la bomba y procedieron a su voladura controlada. Incluso desde la distancia, la explosión impresiona.

No es la primera vez que se encuentran bombas de la Segunda Guerra Mundial en Londres. Los actuales terrenos del aeropuerto de London City eran una zona industrial durante el conflicto. Eso la convirtió en uno de los blancos predilectos de los bombarderos alemanes que cruzaban el canal de la Mancha. [vía Business Insider]