Si hacemos caso a las palabras del predicador de Luisiana, Jesse Duplantis, Dios le ha encomendado una misión a sus fieles: que el bueno de Duplantis logré sobrevolar el cielo para hacer llegar la palabra del señor con un flamante Falcon 7X de 54 millones de dólares.

Según explica en su vídeo el predicador, “Realmente, creo que si Jesús estuviera físicamente en la tierra hoy, no estaría montado en un burro ... estaría en un avión predicando el evangelio en todo el mundo”.

En la pieza visual del televangelista de Luisiana, el hombre pide sin rubor a sus discípulos que donen dinero para un avión privado que cuesta 54 millones. Duplantis, que tiene seguidores en todo el mundo, muestra fotos de los tres aviones privados que ya posee colgados al lado de una imagen del nuevo avión que tiene en mente: el Falcon 7x, diferente del resto de su flota en que tiene tres motores y un alcance de 5.950 millas náuticas, lo que le permitiría “ir a cualquier parte del mundo en una sola parada”.

El pastor cristiano de 68 años tiene su sede en Destrehan, un área designada por el censo en la Parroquia de San Carlos, a unos 30 kilómetros al este de Nueva Orleans. El hombre explica que su ministerio pagó en efectivo por los aviones que ya posee, el último de los cuales comprado en 2006.

Advertisement

El problema con estos aviones, según Duplantis, es que requieren paradas múltiples y costosas para repostar combustible. Sin embargo, su vida daría un vuelco con el Falcon 7X, además de ahorrar dinero:

Dios me lo dijo. Si puedo hacerlo en una parada, puedo volar mucho más barato. De esa forma, no tendría que pagar esos precios exorbitantes con combustible para aviones en todo el mundo.

Image: Un Falcon 7X (Wikimedia Commons)

Advertisement

En el año 2015, Duplantis apareció en el programa del televangelista y propietario también de un avión jet personal, Kenneth Copeland, donde defendieron el uso de aeronaves privadas argumentando que los aviones comerciales estaban llenos de “grupos de demonios” que retrasarían sus horarios.

Por cierto, el pastor pertenece al llamado evangelio de la prosperidad (también conocido como el “evangelio de la salud y la riqueza”) que predica que la fe, las donaciones y la postura positiva hacia las causas religiosas aumentan la riqueza material de una persona. Amén. [BoingBoing]