Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Doom Eternal es ridículamente rápido, violento y te hace sentir imparable

Gif: Bethesda.

Doom Eternal es extremo. El nuevo juego de la legendaria saga de id Software es rápido, violento, sangriento y lleno de acción sin parar. El resultado es un juego en el que, con algo de práctica, te sentirás indestructible e imparable mientras acabas con incontables hordas de demonios, zombies y más bichos horribles. Es simplemente brutal.

Advertisement

Y podría terminar este análisis con solo este párrafo, pero no le haría justicia al juego. Hoy en día la enorme mayoría de juegos de disparos y acción (mejor conocidos como FPS) son, en muchos aspectos, bastante parecidos. Puedes correr presionando un botón, la vida se te regenera por sí sola en la mayoría de casos) tienes armas a tu disposición y debes recargarlas cuando te acabas con las balas disponibles. Son buenos juegos, pero son diferentes a lo que eran los clásicos de la décadas de los 90 y comienzos de la década del 2000.

Advertisement

Doom, Quake y otros clásicos tenían otro estilo, uno que volvió en el año 2016 con el reboot de Doom, del cual Doom Eternal es secuela. Son juegos que te meten en un campo de batalla lleno de docenas (no, no exagero) de bichos horribles y con distintas habilidades, teniendo a mano un puñado de armas con balas limitadas y una barra de vida que solo se regenera recogiendo objetos del suelo, del mismo modo que puedes obtener más balas.

En Doom Eternal hay una gran variedad de enemigos, y en ocasiones te tienes que enfrentar a todos al mismo tiempo.
En Doom Eternal hay una gran variedad de enemigos, y en ocasiones te tienes que enfrentar a todos al mismo tiempo.
Imagen: Bethesda.
Advertisement
Los mapas son enormes y variados.
Los mapas son enormes y variados.
Imagen: Bethesda.

Pero es ridículamente divertido, en especial por la velocidad que tiene el juego y que se siente en cada uno de los enfrentamientos. Al entrar en una de esas zonas de combate comienzas a disparar con algún arma, como la escopeta, a los enemigos que se te atraviesan, saltas a otro nivel, atraviesas con una sierra eléctrica a un demonio alado que te estaba arrojando ácido desde la distancia, después cambias al rifle de asalto para usar un tiro a distancia y destruir el arma de largo alcance de un demonio que parece un cerebro con patas de araña, después lo llenas de balas mientras te acercas a él para dar el golpe final, solo para encontrarte en el camino con aún más demonios distintos, unos que vuelan, unos con armas, u otro ridículamente fuerte y agresivo que arroja hachas.

Advertisement

Es difícil entender cómo son estos combates sin experimentarlos, pero lo que debe quedar claro es que son rápidos, muy rápidos. Durante todo el combate, dure lo que dure, no puedes parar de moverte, de saltar, de disparar, de cambiar de arma una y otra vez y usar absolutamente todo lo que tengas a tu alcance. Porque da igual si tienes un arma favorita, en algún momento tendrás que usar el lanzacohetes, el rifle de asalto o el rifle de energía. La escopeta es mi favorita, pero cada arma tiene su función, y es posible desbloquear habilidades en cada una, lo que las hace aún más útiles y versátiles.

Advertisement

Todo esto se traduce en un subidón de adrenalina que, una vez finalice, te sentirás como el tipo o tipa más duro que existe. Imparable. Indestructible. Y querrás más.

Advertisement
Los golpes finales a enemigos heridos te dan vida, y también pueden ser bastante placenteros.
Los golpes finales a enemigos heridos te dan vida, y también pueden ser bastante placenteros.
Imagen: Bethesda.
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Bethesda.
Advertisement

La historia de Doom Eternal continúa los acontecimientos del primer Doom, pero el juego no hace tanto énfasis en contarla al detalle. Sí, hay algunas cinemáticas con diálogos que ofrecen datos de la historia, pero de resto toda la información se encuentra en documentos de texto y mensajes que irás desbloqueando a lo largo de la campaña. Pareciera que en id Software han dicho: ahí tienen la historia, para quien quiera conocerla al detalle, pero lo que realmente importa es que sigas luchando. El combate lo es todo. Bueno, el combate y superar algunas zonas de plataformas mediante saltos y dashing que pueden ser un poco complicadas y desesperantes, sobre todo cuando pierdes toda esa vida que habías logrado acumular, preparándote para tu próximo encuentro.

La trama es interesante, sobre todo si jugaste al título anterior, y es épica, pero aunque disfruté de entender de este mundo infernal y visitar sus distintas zonas y planetas, todos aparentemente devastados por los mil demonios (y cada uno enorme, lleno de secretos por descubrir al explorar y con un apartado visual espectacular), lo único en lo que podía pensar era en conseguir más armas y más mejoras para mis armas, para así poder derrotar más enemigos, más seres infernales, sí, como el tipo ese del hacha. Odio al tipo del hacha, esos conocidos como Marauders.

Advertisement

Porque elijas la dificultad que elijas, la diversidad de enemigos es lo que hace complicado y especial el combate en Eternal. Han regresado algunos de los demonios de los clásicos de los 90, pero también hay varios nuevos. Que en un mismo enfrentamientos te encuentres con varios Mancubus, Cacodemons, Archi–vils, Diablillos, Arachnotrons, Revenants y un sinfín de zombies implica que tendrás enemigos a diestra y siniestra, en el aire y en la tierra y con distintas velocidades y tipos de ataque. Esto requiere de idear alguna estrategia al enfrentarlos, y solo podrás hacerlo al momento, en medio de todo el caos, los disparos y el movimiento. Y siempre recuerda: partir al medio a un enemigo con la sierra te dará munición, incendiarlos te dará escudo y usar un golpe final te dará vida.

Advertisement

Doom Eternal también tiene un modo multijugador de 2 versus 1, en el que dos jugadores pueden controlar a demonios distintos y se enfrentan a otra persona controlando al Doomguy. Las partidas son un gran añadido, aunque quisiera que existieran más modos de juego para disfrutar con amigos y desconocidos. Si hay algo que le podría pedir a este juego es más cosas que hacer en multijugador.

Advertisement

En definitiva, Doom Eternal es uno de los mejores juegos de disparos de los últimos años, del mismo modo que su predecesor, Doom, lo fue hace años. Es un FPS rápido como los de antaño, en el que puedes destruir y descuartizar montones de demonios acompañado del Metal más duro en su banda sonora. ¿Qué más podemos pedir para combatir el estrés en estos tiempos?

Advertisement

Redactor en Gizmodo. Tecnología, videojuegos, cine y televisión. Siempre cerca de una pantalla y una taza de café.

Share This Story

Get our newsletter