Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Dragon Ball Z: Kakarot es lo que pasa cuando hacer un juego de un anime sale bien

Gif: Bandai Namco.

Dragon Ball Z: Kakarot es el último juego basado en la legendaria historia creada por Akira Toriyama, y esta vez se trata de un juego de tipo RPG que invita, una vez más, a revivir todo Dragon Ball Z, incluyendo todas sus sagas y villanos. El resultado es un recorrido nostálgico y extremo por algunas de las batallas más épicas en la historia del anime.

Advertisement

Dragon Ball es una de las sagas de manga, anime y series animadas en general más conocidas en todo el mundo, y durante décadas han llegado incontables juegos basados en la historia de Goku y compañía. Es por esto que Dragon Ball Z: Kakarot (al que a partir de ahora llamaré simplemente DBZ: Kakarot) quiso diferenciarse presentando un juego que sea más que un título de peleas; esta vez, se trata de un RPG, con árboles de habilidades, niveles de personajes y mapas enormes para recorrer volando.

Advertisement

Y es que la enorme mayoría de juegos basados en Dragon Ball han sido títulos de combate o pelea, desde los conocidos Tenkaichi hasta los Xenoverse y, por supuesto, ese magnífico juego de peleas en 2D (o, mejor dicho, 2,5D) llamado Dragon Ball FighterZ. Los juegos se basaban en una serie de peleas entre personajes acompañadas de escenas con diálogos entre cada una.

La batalla entre Goku y Vegeta en la saga de los Saiyan.
La batalla entre Goku y Vegeta en la saga de los Saiyan.
Imagen: Bandai Namco.
Advertisement
Personajes secundarios como Yamcha y Tien participarán en las batallas como refuerzos, a los que podrás indicar cuándo realizar ataques especiales.
Personajes secundarios como Yamcha y Tien participarán en las batallas como refuerzos, a los que podrás indicar cuándo realizar ataques especiales.
Imagen: Bandai Namco.

En DBZ: Kakarot, en cambio, el juego permite controlar un personaje que comienza siendo Goku pero, a lo largo de la campaña de unas 30 a 40 horas de duración, irá poniéndote en los zapatos de muchos personajes más, incluyendo Gohan, Vegeta, Trunks y Piccolo. Una vez a los mandos de un personaje, tendrás que recorrer el mapa realizando misiones de la campaña principal o misiones secundarias, y algunas de relleno. Hablemos un poco de cada una.

Advertisement

La campaña principal cuenta la historia completa de Dragon Ball Z, desde la llegada de Raditz a la Tierra hasta la saga de Buu. Todo, con lujo de detalles, incluyendo la posibilidad de explorar distintas zonas de la Tierra, el planeta de Kaio-sama y Namek, el planeta natal de Piccolo. Cada una de las “sagas” (es decir, secciones de la historia), está dividida como una especie de episodio, que finaliza con la derrota del jefe principal de esa saga, es decir, la derrota de Vegeta, Freezer, Cell y Buu.

Advertisement
Los jefes finales más importantes son los villanos principales de la saga como Raditz...
Los jefes finales más importantes son los villanos principales de la saga como Raditz...
Imagen: Bandai Namco.
...Nappa, Vegeta...
...Nappa, Vegeta...
Imagen: Bandai Namco.
Advertisement
...y Freezer, entre otros.
...y Freezer, entre otros.
Imagen: Bandai Namco.

Por supuesto, aunque sea posible explorar y recorrer el mundo libremente, para realizar actividades secundarias de las que ya hablaremos, la joya de la corona del juego es el combate, y donde más brilla es en los jefes, todos los jefes. El combate, en general, se basa en un enfrentamiento tridimensional en el que podrás golpear con los puños, arrojar ataques de energía, esquivar ataques enemigos, teletransportarte y realizar ataques especiales (como el Kamehameha, por ejemplo). Todos los enemigos, en esencia, pueden hacer esto mismo, incluyendo sus propios ataques especiales. Sin embargo, cada uno de los enemigos principales a los que nos enfrentamos tiene algo especial, ataques distintos y únicos que los hacen diferentes y más complicados de derrotar que el resto.

Advertisement

Por ejemplo, Raditz tiene un ataque especial en el que arroja dos rayos de energía que te persiguen y debes esquivarlos correctamente o te harán mucho daño. Nappa, por otro lado, tiene un ataque en el que sale una explosión del suelo en un área muy grande, y si no sales de allí a tiempo, lo pagarás caro. Vegeta, Freezer, Cell, lo miembros del equipo Ginyu, Dabura, Buu... todos tienen uno o varios ataques distintos que los hace más complicados de vencer, mientras descubres como evitar que te hagan tanto daño. Todo esto, mientras gestionas tu “Ki”, el cual es necesario tanto para realizar ataques como para transformarte en algún modo Super Saiyan. Cuando se agota tu Ki (algo que sucede mucho) debes recargarlo, lo que te deja extremadamente vulnerable a ataques durante varios segundos. Debes decidir bien cuándo hacerlo.

Y batallas contra jefes o bosses sobran en este juego. Hay demasiados combates importantes, en los que se participan controlando tanto a Goku como a muchos otros personajes. Sin lugar a dudas, tanto los combates como las batallas contra los jefes son lo mejor del juego, y he disfrutado cada uno de estos momentos.

Advertisement
Goku al rescate durante la saga de los Saiyan.
Goku al rescate durante la saga de los Saiyan.
Imagen: Bandai Namco.
Sí, una de las batallas es contra Vegeta transformado.
Sí, una de las batallas es contra Vegeta transformado.
Imagen: Bandai Namco.
Advertisement

Las misiones secundarias, en cambio, no son tan variadas, lo que hace que después de dos docenas de horas comience a molestarte que te digan que busques algún objeto o alimento. No obstante, estas misiones también cuentan historias, y según los desarrolladores de DBZ: Kakarot, el mismo Akira Toriyama ha ofrecido algunos detalles y claves importantes para expandir la historia de la saga a través del juego. Por ejemplo, aunque no quiero arruinar algunas sorpresas, el juego explica qué pasó con Launch desde su desaparición tras la serie (o manga) original de Dragon Ball, y también revela que Milk (o ChiChi), continuó peleando tras ser madre, en especial mientras Goku estuvo ausente (y vaya que ha estado ausente). Eso, además de representar de una manera visualmente espectacular algunos de los momentos más míticos de la saga, como cuando Piccolo se sacrifica por Gohan, o ese último ataque del hijo de Goku a Cell.

Esos pequeños detalles son un regalo nostálgico para los fans de la saga, en especial para aquellos que han visto Dragon Ball Z más de una vez, dado que ofrecen más información y contexto para una historia que muchos conocemos tan bien.

Advertisement

De resto, DBZ: Kakarot se basa en recorrer un mundo semiabierto dividido en varias regiones enormes que incluyen ciudades vivas, llenas de gente que, aunque no es posible interactuar con todos, se sienten fiel al anime, en especial cuando permite hacer cosas como explorar el interior de la sede principal de la Corporación Cápsula o los alrededores de Namek, por ejemplo. Mientras tanto, podrás hacer actividades secundarias como pescar, hacer carreras de autos, cocinar (y comer es importante en este juego, porque ayuda a subir la fuerza y stats de tus personajes) o simplemente entrenar para subir de nivel y conseguir nuevas habilidades y ataques especiales, completando cada vez más el árbol de habilidades de los personajes.

Advertisement
Advertisement

Dragon Ball Z: Kakarot no es perfecto, ni mucho menos. Como mencioné anteriormente, las tareas de muchas de las misiones secundarias se hacen repetitivas con el paso de las horas, busca esto, derrota a un grupo de enemigos (que de por sí no son tan variados), por ejemplo... Sin embargo, la recompensa es un guiño, un detalle adicional, más información acerca de esos personajes que conoces, y es imposible que no te saque más de una sonrisa.

Creo que DBZ: Kakarot funciona tan bien como una especie de RPG que lo considero la mejor forma de revivir la historia de Goku y este legendario anime como un videojuego. Es una carta de amor a la saga, una que seguirá creciendo con la llegada de más historias, como la saga contra Beerus (después de todo, La batalla de los dioses comenzó siendo una película de Dragon Ball Z antes de convertirse en parte de Dragon Ball Super), y cruzo los dedos por que también veamos llegar a Broly, en cualquiera de sus versiones.

Redactor en Gizmodo. Tecnología, videojuegos, cine y televisión. Siempre cerca de una pantalla y una taza de café.

Share This Story

Get our newsletter