La escalada es un deporte con muchos riesgos, pero normalmente se pueden minimizar si tomas las debidas precauciones. Lamentablemente, ni todas las precauciones del mundo te salvan cuando la roca a la que estás sujeto decide partirse en un gran fragmento.

Advertisement

Ese espectacular y extraño accidente es el que sufrió el escalador Brian Koralewski cuando subía por una gran roca en Little Rock Canyon, Utah. Koralewski no estaba haciendo nada inapropiado o imprudente. La ruta que seguía ya la habían probado con seguridad decenas de escaladores antes. Sin embargo, justo cuando estaba a punto de alcanzar la cima, un sonoro chasquido que pone los pelos de punta le avisó de que algo iba terriblemente mal.

Aunque trató de apresurarse, no logró ponerse a salvo antes de que un enorme pedazo de roca se desprendiera y lo arrastrara al fondo. Por fortuna, el accidente se saldó con solo una pierna rota y diversas laceraciones. No había nadie para auxiliarle, pero Koralewski aún tuvo la fuerza física y mental para arrastrarse hasta su automóvil y conducir hasta el hospital más cercano. [vía Climbing]