GIF: Bugatti (YouTube)

El Chiron es la nueva joya de la corona de Bugatti, tras más de una década de la llegada del Veyron. La compañía siempre aseguró que su automóvil superdeportivo era rápido, muy rápido, pero ahora lo han vuelto a demostrar alcanzando una velocidad que se ubica en la llamada “zona de la muerte”: más de 490 kilómetros por hora.

Advertisement

Bugatti lleva años trabajando en lograr superar los 480 kilómetros por hora (o las 300 millas por hora). Para hacerlo han ido incrementando poco a poco su velocidad máxima en pruebas, en escalones de 50 kilómetros por hora adicionales. Siempre se dijo que el Chiron era rápido; de hecho, su velocidad máxima está limitada por software a 420 kilómetros por hora, sin embargo, las ruedas actuales no resisten velocidades de casi 500 kilómetros por hora.

Para lograr este nuevo récord han usado unas ruedas de Michelin personalizadas, que le permitieron alcanzar una velocidad máxima de 490,5 kilómetros por hora sin destruirse.

Captura de pantalla: Bugatti (YouTube)

“Lo complicado del proceso es que no solo requiere de unas buenas ruedas, o una buena aerodinámica o motor, sino que todas las partes del automóvil funcionen a la perfección y en armonía”, asegura un miembro del equipo de Bugatti en el video en el que demuestran la velocidad de esta bestia.

Advertisement

Una velocidad de 490 kilómetros por hora es casi el doble de lo requiere un avión para despegar, por lo que básicamente el equipo de ingenieros detrás de esta prueba, además del piloto, se enfrentaban a la posibilidad de que el Chiron se levantara del suelo. Afortunadamente no sucedió, la prueba fue un éxito, y nos dejó un momento histórico en el mundo automotriz. [Top Gear vía Jalopnik]