Prueba nuclear que se llevó a cabo en noviembre de 1952. (Foto: Wikimedia Commons)

El Centro para el control y prevención de enfermedades de los Estados Unidos (CDC) llevará a cabo una reunión especial a mediados del mes de enero, para debatir y proponer formas en las que los ciudadanos estadounidenses deberían prepararse para una guerra nuclear.

Advertisement

El evento, que la agencia asegura ha planeado durante meses, lleva el nombre de ‚ÄúRespuesta de la salud p√ļblica a una detonaci√≥n nuclear‚ÄĚ y se llevar√° a cabo en el Roybal Campus del CDC en la ciudad de Atlanta, Georgia, el 16 de enero. La sesi√≥n explorar√° y estudiar√° lo que los gobiernos federales, estatales y regionales planean hacer en el caso de una detonaci√≥n nuclear, particularmente en lo que respecta a los programas de salud p√ļblica. El CDC comenta, con mucha cautela, que ‚Äúlos planes y preparativos ante una detonaci√≥n nuclear son a la vez similares y diferentes a cualquier otro preparativo de respuesta a emergencias‚ÄĚ.

Si con ‚Äúdiferentes‚ÄĚ el CDC se refiere a la necesidad de prepararse para tratar lesiones ocasionadas por vientos de 1.000 Km/h, adem√°s de tratar quemaduras severas, ceguera por la luz y enfermedad por radiaci√≥n, entonces est√°n en lo cierto. Las obligaciones de los empleados de salud y las exigencias para la infraestructura ser√≠an m√°s grandes que en la mayor√≠a de desastres. La CDC describe los retos a los que se enfrentar√≠a de la siguiente forma:

Si bien es muy poco probable que suframos una detonaci√≥n nuclear, tendr√≠a resultados devastadores y habr√≠a un tiempo muy limitado para tomar medidas de protecci√≥n. A pesar del miedo que rodea a este evento, prepararse para lo peor puede ayudar a prevenir muertes y enfermedades. Por ejemplo, la mayor√≠a no sabe que refugiarse durante al menos las primeras 24 horas es crucial para salvar vidas y reducir la exposici√≥n a la radicaci√≥n. Aunque las agencias federales, estatales y regionales ser√°n las principales responsables de la respuesta inmediata, la salud p√ļblica tambi√©n desempe√Īar√° un papel clave.

Advertisement

Esto recuerda a la Guerra Fr√≠a. Quiz√°s es hora de otra vez ense√Īarle a los ni√Īos c√≥mo esconderse debajo de los escritorios y mesas, y que interrumpan la programaci√≥n de la televisi√≥n como prueba del sistema de emergencias. Y quiz√°s tambi√©n comiencen a ‚Äúdecorar‚ÄĚ nuestros parques con sirenas de alertas nucleares. Oh, cierto, en Haw√°i ya lo est√°n haciendo.

Por supuesto, es mejor estar preparados para un desastre nuclear que no estarlo. En este caso, el CDC est√° llevando a cabo asambleas para instruir a m√©dicos, enfermeras, farmac√©uticos, veterinarios, cient√≠ficos de laboratorio y otros especialistas. Un portavoz del CDC coment√≥ a STAT que ‚Äúel CDC piensa que [esta asamblea] es una buena forma de debatir los preparativos necesarios para la salud p√ļblica y compartir recursos con los gobiernos y otros. Muchos han expresado su inter√©s en la materia recientemente‚ÄĚ. Los temas que tratar√°n incluyen ‚Äúprepararse para lo inimaginable‚ÄĚ y ‚Äúesquema para estar preparado ante la radiaci√≥n‚ÄĚ.

El CDC llev√≥ a cabo un evento similar en 2010, pero tomando en cuenta la creciente tensi√≥n entre Kim Jong‚ÄďUn, de Corea del Norte, y el presidente estadounidense Donald Trump, esta nueva asamblea es inquietantemente oportuna... Y necesaria. [CDC]