Una juez de Estados Unidos ha determinado que el nombre de la empresa contratada por el FBI para desbloquear el móvil del terrorista de San Bernardino que mató a 14 personas y el precio que pagó la agencia son secretos de inteligencia nacional. Por lo tanto, el FBI no será obligado a revelar ni la identidad del proveedor ni cuánto le costó la herramienta.

Advertisement

En una decisión publicada el fin de semana, la juez Tanya Chutkan le doy la victoria al FBI, que había sido demanda por tres medios de comunicación — Vice Media, USA Today y el Associated Press — por acceso a información sobre el proveedor que le proporcionó la herramienta para entrar al iPhone. Los medios declararon que tenían acceso a la información bajo la Ley de Libertad de la Información (FOIA, por sus siglas en inglés). No obstante, la juez afirmó que revelar la información solicitada podría poner en riesgo la propiedad intelectual del proveedor y que los métodos utilizados eran técnicas policiales confidenciales.

“Es lógico y posible que el proveedor sea menos capaz que el FBI de proteger su información propietaria de un ciber ataque”, escribió la juez. “Por lo tanto, la conclusión del FBI que revelar el nombre del proveedor al público podría poner en riesgo los sistemas del proveedor, y también información crítica de la tecnología, es razonable”.

La batalla se remonta al 2016, año en el cual el Departamento de Justicia demandó a Apple para obligarle a desbloquear el iPhone 5C del terrorista, Syed Farook. El hombre tenía el móvil protegido con una contraseña de 4 dígitos y el FBI estaba preocupado de que Farook había activado una función que borra el dispositivo después de 10 intentos de desbloquearlo. Apple se negó rotundamente a ayudar, argumentando que sus dispositivos eran seguros y que desbloquear uno podría establecer un precedente peligroso.

Advertisement

Al final, la ayuda del fabricante no fue necesario. El FBI decidió ir por otro ruta y contrató a un proveedor privado, que tuvo éxito en su intento de hackear al teléfono. Después las organizaciones demandaron a la agencia, declarando que era importante saber quién era el proveedor y cuánto había pagado el FBI ya que no estaba claro cuántos móviles podrían ser hackeados. También argumentaron que el FBI podría utilizar el método en secreto en el futuro.

Hace unos meses, después de la comparecencia del director del FBI James Comey ante el Congreso, la Senadora Diane Fienstein comentó que la agencia había pagado al proveedor alrededor de 900.000 para desbloquear el móvil. El FBI no ha verificado la cifra.

Advertisement

Aunque Comey comentó que la herramienta que compró el FBI solo funcionaba en los iPhone 5C con iOS 9, en mayo de este año el mismo proveedor logró desbloquear el iPhone 6 de Diana Quer —una joven española que desapareció en agosto de 2016 — que había sido arrojado al mar.

[Politico y The Verge]