Cuando apenas nos habíamos acostumbrado al concepto de impresión 3D, ahora nos muestran el siguiente paso en la evolución, la impresión 4D. La cuarta dimensión no es otra que el tiempo que tarda el objeto impreso en ensamblarse a sí mismo.

Advertisement

Puede que no sea ma√Īana ni pasado ma√Īana, pero todo indica que el futuro va a ser algo parecido a descargar en el ordenador un mueble de Ikea, imprimirlo y despu√©s tomarnos un caf√© mientras vemos c√≥mo se monta ante nuestros ojos.

El popular Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) tiene todo un laboratorio dedicado al autoensamblado. El concepto deriva de las técnicas de reordenación molecular que ya existen en biología o nanotecnología para lograr que un conjunto de elementos se alineen de una determinada forma al aplicarles un tipo de energía (calor, luz, electricidad) o al aplicar cambios químicos.

El Director de este laboratorio, Skylar Tibbits, muestra c√≥mo los materiales con los que genera objetos una impresora 3D pueden ser programados para que adopten una forma determinada tras salir de la impresora. El dise√Īo del objeto se realiza en CAD como cualquier otro en 3D, pero luego se programa su comportamiento. Este es otro campo de investigaci√≥n que est√° siendo desarrollado por la compa√Ī√≠a de software Autodesk llamado Proyecto Cyborg.

Advertisement

Cuando se perfeccione, la impresión 4D puede tener aplicaciones revolucionarias en un amplio abanico de campos que van desde la medicina hasta la robótica, la construcción o el arte. [Self Assembly Lab vía Gizmag]